Dar mantenimiento de manera oportuna a su hogar no sólo permitirá resolver a tiempo cualquier falla o desperfecto antes de que se convierta en un problema serio o costoso, también puede aumentar la plusvalía de la propiedad.

Revisar y corregir a tiempo cuestiones como plomería básica, instalaciones eléctricas, impermeabilización y pintura, incrementa el precio del inmueble en caso de venderlo o rentarlo.

Marco Torres, gerente de operaciones de la plataforma financiera Homie.mx, explicó que un inmueble que siempre está en óptimas condiciones es algo que beneficiará al propietario en cualquier operación que desee realizar.

Indicó que siempre es necesario dar  mantenimiento al inmueble, ya sea por cuestiones estéticas o por desgaste en la vivienda, y atender debidamente desde detalles pequeños hasta lo más grande o urgente.

Tener una vivienda en buen estado también juega un papel importante al rentar dicho espacio, si el inquilino lo visita y revisa el estado de la propiedad puede saber si realmente vale el precio del alquiler establecido por el propietario.

“Este tipo de situaciones pueden ocasionar que el inquilino quiera negociar el precio de la renta en caso de que el espacio no esté en óptimas condiciones, independientemente de la zona en donde se encuentre ubicado”, aseguró.

A decir del experto, si el propietario desea rentar el inmueble y la vivienda se encuentra en excelentes condiciones, puede aumentar considerablemente su precio entre 10 y 15%, también  estará condicionado al tipo de acabados, e incluso, si se encuentra amueblado.

En caso de que planee venderla y se encuentra en perfecto estado, el precio se incrementaría entre 20 o 25% pero también dependerá de la ubicación y de la zona en donde se encuentre.

¿Cada cuándo dar mantenimiento?

De acuerdo con Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, la periodicidad de mantenimiento corresponde a las necesidades de cada temporada o momento de vida útil de la propiedad.

El mantenimiento, enfatizó, debe ser de manera periódica, de lo contrario su valor podría ser menor al de las otras casas de la zona, además de que hacerla lucir en óptimas condiciones ayudará a traer prospectos y hasta cerrar una venta más rápido.

“Cada reparación o ampliación debe estar justificada por el uso de suelo. Sobre todo si se trata de agregar nuevos niveles u otro tipo de modificaciones. Los vicios ocultos, por ejemplo, pueden afectar el valor de una propiedad a la baja. Especialmente si se identifican después de la venta”, puntualizó.

A su vez, el gerente de operaciones de Homie.mx recomendó dar un mantenimiento al inmueble cada seis meses o un año, pero dependerá de factores como la ubicación y el tipo de inmueble. “Las condiciones del lugar hacen que el inmueble requiera un mayor mantenimiento”, dijo.

Por ejemplo, ahora que han empezado las lluvias, hacer una revisión de posibles filtraciones de agua para que cuando pase esta temporada revise las tuberías o volver a impermeabilizar.

En temas de pintura, el valor de una propiedad aumenta mucho porque es la vista y la primera impresión que se tiene del inmueble.

Si renta el inmueble, Torres aconsejó que cada vez que haya cambio de inquilino se realice una revisión y se hagan  las mejoras necesarias antes de volver a rentar la vivienda.

Más vale prevenir

Dar un mantenimiento continúo a la vivienda es un gran beneficio para los propietarios, ya que tanto el tiempo como el dinero invertido sería menor en comparación con un desperfecto mayor que no se atendió en su momento.

Marco Torres enfatizó que el mantenimiento preventivo puede salir mucho más barato porque incluso se puede calendarizar y presupuestar, si constantemente se hacen esas revisiones, generará un ahorro importante.

Este tipo de arreglo se realiza cuando no ha generado un daño subsecuente o sumado al problema de raíz, por ejemplo si una tubería se encuentra oxidada se puede cambiar antes de que se rompa o represente un problema mayor.

“Cualquier arreglo que se haga al inmueble y que sea como algo aislado y no afecte el funcionamiento del hogar, es preventivo, pero todo aquello que haya causado un daño mayor y haya afectado otras partes del inmueble es correctivo”, explicó.

Señaló que de no atender a tiempo algún problema o daño estructural en la vivienda, incluso podría extenderse y afectar los inmuebles vecinos.

[email protected]