Estados Unidos parece presentar signos que sugieren un enfriamiento o desaceleración, lo que ha llevado a muchos analistas a revisar sus expectativas de crecimiento a la baja.

Se encuentra en el límite de su endeudamiento y hay cierta preocupación por la inflación debido al alto precio de los energéticos y algunas materias primas que, a causa del clima, han subido considerablemente de precio. Esto ha provocado apatía en las Bolsas del mundo, así como también la corrección en la estimación del crecimiento de México, la cual ya se ubicaba en 5 por ciento.

No obstante, pienso que esta baja será transitoria y que el buen ritmo de esa economía continuará. He visto mejorar el rubro del empleo y disminuir las solicitudes relacionadas con el desempleo. El consumo ha seguido su ritmo y en algunas regiones en las que éste disminuyó igualmente fue por factores climáticos.

México, con cifras macroeconómicas espectaculares, sigue estando sólido al igual que la disciplina fiscal; las reservas superan ya 125,000 millones

de dólares. Lo anterior ha seguido provocando flujos de reinversión financiera, apreciación cambiaria y que nuestra nación sea un destino favorito de los extranjeros gracias a nuestra buena combinación riesgo-rendimiento. Cabe mencionar que la inflación está en el rango estimado y los subsidios a la gasolina continúan.

Preocupa la situación de Grecia que va hacia el incumplimiento de pago y no pone de su parte para que le otorguen líneas de crédito. Dominique Strauss-Kahn es protagonista de un escándalo que ha trascendido más allá de lo pensado ya que él se pronunciaba en favor de financiar al emproblemado país; mientras que la gran mayoría de la Unión Europea no piensa así, y menos si no llevan a cabo recortes al gasto similares a los que ejecutaron en España, Portugal e Irlanda. Alemania podría financiar y resolver este problema en el corto plazo, pero no el conflicto de fondo o de largo plazo.

Las materias primas se ajustan de manera importante porque ya estaban demasiado caras y por razones técnicas en el piso de futuros de Chicago, en donde los encajes tienen que ser mayores. China continúa con problemas inflacionarios y su moneda se ha seguido apreciando, lo anterior nos ha permitido recuperar mercado en EU y ser más competitivos. En conclusión: el mundo se sigue encaminando hacia la recuperación económica, pero hace pausa y respira con estos ajustes, que son saludables. Urge que Japón recupere su ritmo y vuelva a abastecer al mundo con sus productos.

*Juan Musi es director general de Somoza Finamex Inversiones.

[email protected]