Adquirir propiedades en destinos para descansar se ha convertido en una moda que marca un estilo de vida, ya que cada vez más mexicanos eligen comprar propiedades de descanso en distintas zonas geográficas del país. Planear las vacaciones o pensar en un futuro retiro lejos de las grandes ciudades y de las obligaciones cotidianas se ha convertido en un hábito que cada vez más personas disfrutan.

El portal especializado en la venta y renta de propiedades Inmueble24.com destacó que esta tendencia fue impuesta por los Baby Boomers, estadounidenses de más de 50 años que buscan comprar propiedades para disfrutar de su retiro en un lugar paradisiaco, y agregó que en los últimos años se ha hecho notorio el interés de los mexicanos en buscar sitios de estas características.

En todos los casos, las personas que gustan de descansar intentan encontrar un espacio que tenga acceso a la cultura y a las actividades recreativas y regionales. Comprar una propiedad de descanso en un destino de mar o montaña, además de una apuesta a un renovado estilo de vida o vacaciones, también implica una excelente inversión a futuro.

De acuerdo con el portal inmobiliario, alrededor de 55% de las personas quiere una segunda propiedad a menos de 150 kilómetros de su ciudad de origen, mientras que lo más lejos que buscan es a 400 kilómetros.

En un análisis elaborado por Inmuebles24.com, destinos como Tepoztlán, Cuernavaca, Cholula, Malinalco, Valle de Bravo y Tequisquiapan son los más buscados por los capitalinos para adquirir una segunda vivienda, por su cercanía a la Ciudad de México.

Comprar una segunda casa es una meta que se puede hacer realidad si se plantea adecuadamente. En primer lugar, es necesario analizar a detalle todos los gastos que pudieran surgir, ya que es un compromiso financiero a largo plazo, tanto por el mantenimiento como por todos los gastos relacionados en caso de que se adquiera a través de un financiamiento, si no se tiene el dinero en efectivo para pagarlo.

Roberto Esses, director ejecutivo de Inmuebles24.com, explicó que lo que se busca al adquirir una segunda vivienda es realizar una inversión y disfrutar de todos los beneficios de tener un destino cercano a la ciudad de origen .

El directivo dijo que si no planea bien esta importante adquisición, se puede obtener un compromiso que no tiene sentido. Si ya se tiene pagada la casa actual, entonces se puede tener la libertad de invertir en una segunda, siempre y cuando la vivienda sea funcional en los próximos 10 o 15 años.

El siguiente paso es contemplar el inmueble idóneo; se deben considerar todas las características de la familia ya que éstas denotarán el tipo de casa de descanso que necesitan.

En un primer plano se debe analizar qué tipo de lugar desea; se puede elegir evaluando qué distancia están dispuestos a recorrer con la familia no es lo mismo viajar a Cuernavaca que a Acapulco , así como el medio de transporte que se utilizará en cada visita; por ello, es importante examinar cuánto se gastará en el transporte así como el tiempo de recorrido.

Una vez evaluado lo anterior, entonces sí, manos a la obra, y a buscar la casa de descanso de acuerdo con todas las necesidades y posibilidades familiares.

Cuando esté monitoreando los inmuebles, es importante revisar que todos los papeles de la propiedad estén en orden; si la opción es un tiempo compartido o un club vacacional, es importante que a la hora de pedir informes todo esté perfectamente claro. Lo recomendable es realizar una investigación entre los comercios cercanos, posibles vecinos y por Internet, de esta manera se puede obtener más información para tomar la mejor decisión.

[email protected]