Los trabajadores independientes, es decir, aquellos que trabajan por su cuenta, tienen condiciones laborales que pueden resultar atractivas para algunos como la flexibilidad en horario, una mayor autonomía y potencial de crecimiento; no obstante, no cuentan con los servicios de seguridad social, entre ellos el médico, el ahorro para vivienda y retiro, guarderías y un seguro de vida.

La última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), señaló que en México 11.73 millones de trabajadores son independientes, es decir, una de cada cinco personas que laboran lo hace bajo esta forma.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) refirió que es común que estas personas terminen adquiriendo muchos de los servicios que no tienen entre las opciones que se encuentran en el mercado; contratan un seguro de vida, de servicios médicos, guarderías privadas; sin embargo, no se ha observado que este tipo de trabajadores realicen de forma voluntaria el ahorro para su retiro.

La dependencia señaló que un elevado porcentaje de trabajadores independientes ha escuchado hablar de las administradoras de fondos para el retiro (afore), pero no conoce su funcionamiento ni la posibilidad que existe de ahorrar en éstas lo que denota que las afores han hecho pocos o nulos esfuerzos por reclutar clientes entre los trabajadores independientes y por cuenta propia del país.

Asimismo, recordó que dos recientes encuestas explican la visión que tienen estas personas respecto al ahorro para su retiro. La encuesta de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) Ahorro y Futuro: Trabajadores Formales e Informales, así como la de Trabajadores Independientes de comisión permiten identificar las razones por las cuáles un alto porcentaje de trabajadores independientes no está ahorrando para su retiro o no ha considerado abrir una cuenta afore.

Asimismo, en ellas se explica que los trabajadores independientes no suelen realizar ahorro voluntario por diversas razones.

La primera de ellas está relacionada con sus ingresos, ya que éstos suelen ser más inestables que los asalariados; lo que les dificulta llevar a cabo aportaciones voluntarias de forma sistemática.

Otra de las razones es que, aunque no es privativo de este segmento, la falta de educación financiera, su preferencia por la liquidez, la inercia y retraso en la toma de sus decisiones, así como el desconocimiento del sistema financiero, les impide tomar el control de una planeación financiera de largo plazo.

Un tercer motivo es que los trabajadores independientes no conocen los beneficios que ofrece contar con una afore, entre los que destacan los incentivos fiscales que contempla la legislación para quien realiza ahorro voluntario.

“Considerando lo anterior, la Consar ha llevado a cabo un esfuerzo importante por acercar el ahorro voluntario a los trabajadores. Se han establecido nuevos canales para realizar aportaciones voluntarias de manera fácil (tiendas de conveniencia, farmacias, supermercados, pequeñas tiendas), se ha desarrollado una serie de herramientas que buscan comunicar de forma simple y clara la relevancia del ahorro voluntario (calculadoras de pensión, sección especial en Internet para TI) y, recientemente, se lanzó AforeMóvil, una aplicación para teléfonos inteligentes que permite tener el control del ahorro para el retiro en la palma de su mano, de manera fácil, rápida y segura”, confirmó.

Qué otras opciones existen

En el mercado nacional existen otros productos financieros que pueden ayudar a generar un ahorro para el retiro de este tipo de trabajadores.

Para Old Mutual, un plan personal para el retiro se crea con el único fin de recibir y administrar aportaciones para ser utilizadas cuando el titular llegue a la etapa de retiro a sus 65 años o en caso de invalidez o incapacidad del titular para realizar un trabajo personal remunerado.

“Es un excelente plan, el cual usted además de tener una planeación de ahorro podrá gozar de beneficios fiscales (...) Usted decide cuánto y cómo ahorrar de acuerdo con sus necesidades para maximizar su patrimonio para un retiro digno”, señaló.

La segunda opción es ahorrar a través de un seguro dotal. Con esta herramienta estará “obligado” a aportar periódicamente un momento determinado. Básicamente, establece la Condusef, es una combinación del seguro de vida con la cobertura de supervivencia, es decir, en caso de que no fallezca recibirá el total de la suma asegurada garantizada.

Asimismo, explicó que este producto no es para todos, sino para aquellas personas que tienen la seguridad de que podrán cumplir con el pago de primas en mediano y largo plazo. También recordó que los seguros dotales son una opción de protección más que de inversión.

Por último, la Consar ha indicado en reiteradas ocasiones que se requiere poner atención especial a los trabajadores independientes y a la generación Millennial, cuya expectativa de retiro se encuentra llena de retos y riesgos.