Regresaron los estudiantes a la escuela y con ellos las situaciones normales que los acompañan: tránsito, prisas, gastos. Sin embargo, no son las únicas complicaciones que se podrían presentar. ¿Se ha preguntado qué seguridad le gustaría dar a sus pequeños contra cualquier situación mientras están o realizan alguna actividad en la escuela?

Para evitar cualquier percance, existen los seguros escolares y aunque cada aseguradora tiene sus propios programas, en términos generales son los mismos.

Según la Secretaría de Educación Pública, cerca de 27 millones de alumnos de diferentes niveles escolares regresaron a clases el 20 de agosto.

Muchos padres de familia se prepararon con lo indispensable, sin embargo, pocas personas se preocuparon por investigar si el colegio de sus hijos cuenta con el seguro escolar y, sobre todo, por conocer qué es lo que les ofrece y en qué situaciones es válido , comentó Igal Rubinstein, director general de Seguros S.

Se pueden manejar varias modalidades.

Hay diferentes tipos. El que está enfocado a garantizar la educación de los alumnos, que busca cubrir el riesgo del fallecimiento o incapacidad del padre o tutor. Otro tipo es un seguro escolar, que cubre en específico lo que le pueda llegar a pasar al alumno cuando está en el colegio o en una actividad escolar , comentó Rogelio Altamira, director CLP Vida de Zurich.

Se recomienda a los padres preguntar por estos seguros en las escuelas de sus hijos y solicitar una copia de las condiciones generales.

Es importante conocer sus alcances y exclusiones, para que sepa en qué momento puede hacerlo válido , comentó Rubinstein.

Seguro escolar

Por lo general, este seguro es contratado por los colegios y es válido para todos sus alumnos. Cubre los gastos generados después de un accidente, siempre y cuando el alumno esté dentro de las instalaciones de la escuela o en algún evento que haya organizado la institución educativa, como excursiones, actividades deportivas y culturales.

También se responsabiliza del trayecto de la casa al colegio y viceversa, siempre y cuando el estudiante no realice alguna parada en otro lugar. Por cada alumno, el precio de este seguro es de 1,200 pesos anuales y por lo general está incluido en el cobro de la colegiatura.

Los colegios que contratan estos seguros llegan a negociar con las compañías incluir al personal administrativo y profesores, de esta forma no sólo los alumnos están asegurados, sino también las demás personas que estén dentro de la escuela.

Como dato adicional, algunos gobiernos estatales contratan este seguro para las escuelas públicas de educación básica, entre los que están el Distrito Federal, con su programa Va Seguro@, Tamaulipas, Chiapas y Nuevo León.

De orfandad

Este seguro tiene como objetivo principal asegurar la educación de su hijo para que pueda continuar con sus estudios a nivel universitario, en caso de que el titular llegase a fallecer.

Para poder contratarlo, es necesario solicitarlo en la escuela y llenar un formato de solicitud que ellos brindan. Se debe cumplir con ciertos requerimientos, como que el titular no sea mayor de 70 años o que el tutor no haya tenido una interrupción laboral por más de 15 días a consecuencia de una enfermedad o un accidente al momento de realizar el trámite del seguro.

El precio de este seguro varía de acuerdo con las diferentes instituciones, sin embargo, en promedio se encuentra entre 400 y 1,000 pesos si se paga de forma semestral.

No todas las escuelas ofrecen este seguro; por lo general, son las universidades privadas quienes brindan esta opción y así aseguran que su alumnado no deje de estudiar.

Gastos médicos

Adicional al seguro escolar, este seguro cubre los gastos que genera un accidente y/o enfermedad que requiera de tratamiento (medicamentos, estudios, consultas, análisis e incluso ambulancias). No sólo es válido en el colegio, pues se trata de una cobertura que contrata por su parte y que puede hacer válido en el momento en que lo necesite.

El único tema que tiene que cuidar es que no cubre preexistencias, así que entre más pequeño asegure a su hijo, mucho mejor, pues de esta forma garantiza que esté cubierto frente a casi cualquier enfermedad que llegara a ser diagnosticada en un futuro.

Para la contratación de este seguro, es importante que contacte varias compañías de seguros, pida cotizaciones y compare precios y beneficios. En promedio, este seguro cuesta entre 4,000 y 7,000 pesos para niños que tienen entre cinco y 11 años , comentó Igal Rubinstein, director general de Seguros S.

En el caso de la educación superior, la mayoría de las universidades privadas solicitan este seguro como requisito obligatorio para la inscripción.

salomon.rodriguez@eleconomista.mx