Abril es el mes en el que ciertas personas físicas deben presentar su declaración anual al Servicio de Administración Tributaria (SAT) y parte de los beneficios de cumplir con este deber fiscal es la posibilidad de deducir ciertos gastos para pagar menos impuestos y entre éstos destacan los intereses pagados en un crédito hipotecario.

El artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) establece que la parte de la hipoteca que es deducible son los intereses reales pagados durante el año al que corresponde el ejercicio fiscal —en este caso el 2017—, tanto a entidades bancarias como a organismos de vivienda, como el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste).

Pero ¿cuáles son los intereses reales? Según explica Rafael Torres Raba, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México, es el cálculo que se obtiene de restar la tasa anual de la inflación —que en el 2017 fue de 6.77%— al interés efectivamente pagado.

Es decir, si su crédito hipotecario está a una tasa de 13% y la inflación fue de 6.77%, los intereses reales fueron de 6.23%, que será la proporción de pagos que podría deducir en este ejemplo.

Para acceder a esta deducibilidad, la ley del ISR refiere que los bancos deben expedir un comprobante fiscal en el que conste el monto del interés real pagado por el contribuyente durante el ejercicio a declarar.

Este documento, mejor conocido como constancia de intereses, puede consultarse e imprimirse en los sitios web de algunos bancos, así como en las páginas de Internet del Infonavit y del Fovissste.

Rafael Torres advirtió que, a pesar de que en la mayor parte de los casos el sistema del SAT ya tiene precargada esta información —porque las instituciones bancarias deben reportarla a la autoridad—, no está de más tener un cálculo alternativo para comparar y verificar que el monto cargado corresponda al de la constancia de la institución bancaria u organismo de vivienda.

CONOZCA SUS LÍMITES

Una de las primeras condiciones para hacer deducibles los intereses de una hipoteca es que el monto total del crédito no exceda 750,000 Unidades de inversión (Udis), es decir, 4.4 millones de pesos considerando que al 31 de diciembre el valor de la Udi fue de 5.93 pesos, recordó Rafael Torres.

“En caso de que se supere este límite, la deducibilidad se reducirá de forma proporcional al excedente sobre dicho monto”, agregó el especialista del colegio.

Cabe mencionar que los intereses reales de una hipoteca están sujetos al límite de deducciones personales, por lo que el monto —junto a otras deducciones personales— no puede exceder cinco Unidades de medida y actualización anuales (137,694 pesos) o de 15% del total de sus ingresos del año, incluidos los exentos, lo que resulte menor, refiere el SAT.

CON INFLACIÓN ALTA SE DEDUCE MENOS

A pesar de que este beneficio resulta muy atractivo para quienes pagan una hipoteca, algunas personas se preguntan por qué en el último par de años pueden deducir una menor cantidad y la culpable es la inflación.

“En el 2017 la inflación fue prácticamente el doble de lo que se había venido generando en el 2016, por ejemplo, que fue de 3.36%; al ser más alta, hace que el interés real, el deducible, sea menor este año”, explicó.

Esta situación, consideró el especialista, “seguramente es consecuencia del gasolinazo, que durante el 2017 tuvo un incremento que impactó en la mayor parte de precios de todos los productos”.

Durante el 2017, el SAT recibió 8.5 millones de declaraciones anuales, 19.4% más que el año anterior.

[email protected]