A mí no me va a pasar nada, por eso no tengo seguro, además nunca cumplen con lo que te venden . Es la premisa de muchos mexicanos para no contratar seguros; sin embargo, si ocurre alguna catástrofe, es cuando se dan cuenta de la importancia y necesidad de este tipo de protección.

De acuerdo con Carlos Zozaya, director ejecutivo de Sistemas de la aseguradora GNP, cuando la gente no ve los beneficios de forma inmediata al contratar un seguro, lo consideran sólo un gasto, no una inversión o protección.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Juan Ignacio Gil Antón, reconoce que es necesario llevar a cabo mayor difusión de la cultura de la prevención y protección de riesgos.

Explicó que actualmente trabajan con otras instituciones para difundir la cultura del seguro, por ejemplo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas (AMASFAC).

Trabajamos con la Condusef en la Semana de Educación Financiera, aunque es necesario difundir más información, principalmente para las personas de bajos recursos que cuando hay una catástrofe es donde hay más daños , comentó Gil Antón.

Adecuado a sus necesidades

Claro ejemplo de la poca cultura de la prevención son las pérdidas económicas que trajeron para muchas familias los desastres en el Estado de México con las inundaciones que se suscitaron este año.

A pesar de que son las personas sin conocimientos acerca de seguros a quienes el sector debe prestar más atención, acercarse a ellos es difícil debido a que no hay productos específicos para ellos.

Se les debe preguntar a los que no consumen seguros cuáles son sus necesidades, ya que no estamos entendiendo lo que el consumidor quiere , comentó el Presidente de la AMIS.

Más información

A su vez, Carlos Zozaya afirmó que uno de los problemas para difundir la cultura del seguro es que los consumidores que quieren adquirir alguna póliza no reciben información precisa y cuando quieren hacer válidos sus derechos, se dan cuenta que el producto no cumple con sus expectativas.

Los agentes de seguros deben brindar toda la información y explicar la póliza, exclusiones y alcances al consumidor. No ofrecer un seguro sólo por vender , agregó Zozaya.

finanzaspersonales@eleconomista.com.mx