Las empresas en México se enfrentan a un reto importante en el cuidado de su plantilla laboral: para la mayoría de los profesionistas las prestaciones que protegen su salud son decisivas, y por ello requieren de programas que velen por su bienestar físico y mental, mismos que, lamentablemente, no se están aplicando, revela la Encuesta de Salud 2017 de Aon.

La firma de gestión de riesgo y correduría de seguros expone que el cambio generacional ha dado pie a que las empresas adopten y promuevan nuevas prácticas para enriquecer su cultura organizacional; sin embargo, el reto radica en el cambio de las necesidades individuales de los trabajadores.

Mientras observamos que los colaboradores menores de 30 años prefieren liquidez económica, los de 31 a 40 años (que representan 79% de la presencia total de las empresas que conforman la muestra de la encuesta) se preocupan más por su salud, su familia y por su estabilidad económica y laboral , explica el documento.

Mientras tanto, agrega Aon, los colaboradores mayores de 41 años piensan en el retiro y prefieren un seguro de gastos médicos mayores con coberturas más amplias, seguros de vida con mayores sumas, planes de pensiones y revisiones médicas periódicas para la detección oportuna de enfermedades graves.

De acuerdo con los resultados, 48% de las empresas encuestadas realiza por lo menos dos acciones enfocadas en salud, mientras que apenas 5% realiza programas que contienen cuatro actividades de salud al año.

A decir de Nilda Cabra Lagunes, directora técnica de Beneficios para Empleados de Aon, los trabajadores buscan un balance personal, laboral y familiar, por lo que los beneficios en las esferas físicas, psicológicas y sociales son clave, en lo cual ha habido avances; sin embargo, matiza el documento, faltan planes más robustos.

Hemos podido observar cómo las empresas han pasado de realizar sólo una plática de un tema de salud, a llevar a cabo circuitos de prevención, ferias de salud, torneos deportivos, carreras, talleres de control de estrés y manejo de las emociones; sin embargo, el punto medular que aún falta es medir el impacto de esas acciones y comunicar los resultados a los empleados para generar conciencia sobre lo que las organizaciones hacen por su bienestar , abundó.

Cabe mencionar que actualmente los programas implementados en las empresas en México con mayor demanda son los programas de nutrición (89%); actividades físicas (85%); los relacionados con enfermedades laborales (63%) y tan sólo 15% de las organizaciones implementan acciones para mejorar la calidad del sueño.

Grandes resultados en prevención

De acuerdo con el documento, los accidentes y enfermedades son las mayores causas de ausentismo laboral. Problemas como obesidad, estrés, fatiga crónica, colon irritable, dolores musculares, entre otros padecimientos, son la causa de que día a día muchos colaboradores no asistan a sus empleos o tengan bajo rendimiento laboral y poca motivación .

Según datos de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) el índice de enfermedades en el trabajo creció más de 40% y los accidentes en el espacio de trabajo lo hicieron 6 por ciento.

De ahí que, cuando una empresa implementa programas de salud, los resultados son notables: hay una mejora de 31% en el clima laboral; una disminución de rotación de empresas del trabajador de 25%; un aumento de 23% en la productividad y una disminución del ausentismo de 14 por ciento. Sólo en 7% de los casos no hubo ningún cambio.

Por ello, concluye la firma, con el entorno de salud en constante cambio y los problemas críticos en administración de la salud, las empresas necesitan un mejor análisis y mejores métricas para construir una estrategia que conduzca a resultados reales .

Con lo anterior concuerda la Secretaría del Trabajo que ha invitado en reiteradas ocasiones a las empresas a instrumentar programas de autogestión de seguridad social y salud en el trabajo.

[email protected]