Un nuevo ciclo escolar está por comenzar y, como cada año, el regreso a clases es una de las temporadas en las que se compromete una buena parte del presupuesto familiar.

Después de los gastos de las vacaciones de verano, la compra de uniformes, materiales y útiles para que sus hijos realicen sus actividades es algo que no puede pasar desapercibido.

Lo anterior puede llevarlo a buscar alternativas para disponer de dinero extra para afrontar esta situación.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), antes de que recurra a un préstamo o crédito es importante que tome en cuenta algunas medidas para no poner en riesgo sus finanzas.

En primer lugar, la Condusef recomienda hacer un presupuesto con anticipación. Para ello tiene la posibilidad de clasificar los gastos y así ubicar cuáles son los prioritarios.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), arrojan que en la Ciudad de México existen 31,509 establecimientos comerciales relacionados con la venta de artículos escolares, uniformes, calzado, librerías, electrónica, de ahí la importancia que tiene comparar los diversos productos que ofrecen para encontrar ofertas que cuiden su bolsillo.

Reutilizar, sólo lo necesario

Actualmente, la tendencia que implementan diferentes campañas radica en la reutilización de productos que aún tengan la posibilidad de ser ocupados. Por ello, la Condusef agregó que una buena manera de aplicar esta técnica es revisando todos los útiles que tenga de años anteriores y elegir los que aún estén en buen estado y puedan ser utilizados. Esto significa un pequeño ahorro a su bolsillo.

Las compras de pánico siempre serán consideradas como un error, ya que además de asustarse por no encontrar los productos que necesita, los precios de éstos también suelen aumentar en comparación con el costo inicial. Por ello, es importante que realice estas compras con antelación

“Anticiparse a las compras le ayudará a encontrar buenos precios. En caso de que no lo haya previsto, recuerde que de septiembre a noviembre los precios de los útiles suelen bajar. También puede ocupar descuentos que ofrecen algunas instituciones”, indicó la Condusef.

Compare antes de comprar. Esto también le ayudará a encontrar los mejores productos a un precio accesible. Para ello, puede valerse de las ferias escolares en las que encontrará todo en un mismo lugar, en muchas ocasiones con precios más bajos.

¿Sigue sin cubrir los costos?

Es común que en esta temporada pueda verse comprometido con diversos gastos, por lo que tiene la opción de recurrir a un crédito. Sin embargo, considere los diferentes factores que intervienen en esta decisión.

La opción de un crédito le da flexibilidad financiera para solventar sus gastos en el momento que lo necesite, y pagar durante un tiempo determinado. Pero, a pesar de ser una gran herramienta financiera, si no cuenta con la capacidad económica para pagar, puede ser contraproducente y dejarle una gran deuda.

“La tarjeta de crédito es un medio de pago de tipo revolvente, es decir, puede usar la línea de crédito otorgada por la institución financiera y la recupera conforme liquide la deuda”, detalló la Condusef.

Es importante que antes de sacar su plástico para pagar cualquier producto o servicio se pregunte si se trata de un gasto imprevisto que no puede esperar. Si es así y además no existe otra opción para satisfacer esta necesidad, utilice este medio de pago.

La Condusef refirió que el desembolso promedio para el regreso a clases es de 5,000 pesos, esto tomando en cuenta útiles y uniformes.

En este sentido, también señaló que 31.1% de personas anticipa el pago de 5,000 a 10,000 pesos para la compra de útiles escolares, mientras que 6.6% contempla menos de 1,000 pesos; 4.9% de 10,000 a 15,000 pesos, y apenas 1.6% de 15,000 a 20,000 pesos.

“La compra de útiles escolares con tiempo evitará que solicite préstamos o que utilice las tarjetas de crédito de último minuto y se endeude”, añadió la comisión.

Recuerde que si piensa utilizar un crédito, éste no debe verse como una extensión de su salario, además de que, si piensa aprovechar ofertas a meses sin intereses, debe establecer con anticipación sus ingresos.