Como es bien sabido, en México hay un sistema de pensiones con múltiples pilares. El ahorro voluntario, por ejemplo, es uno de ellos. Este sistema permite complementar nuestra pensión, según nuestras necesidades, posibilidades y expectativas.

Cada vez más trabajadores hacen conciencia sobre la importancia de activar el ahorro voluntario como mecanismo que asegure mejores pensiones y, por tanto, una vejez más tranquila y placentera. Estos trabajadores han decidido tener un papel mucho más activo en la construcción de su futuro.

Más de 29,000 millones de pesos se han depositado en el SAR bajo el esquema de ahorro voluntario. Si bien esa cantidad representa alrededor de 1.1% del total de activos netos gestionados por las administradoras de fondos para el retiro (afore), significa un avance importante en la dirección correcta. Los esfuerzos que han hecho las afore, la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) y la Consar, durante los últimos años, se han reflejado en aumentos excepcionales dentro de la subcuenta de ahorro voluntario, que, eventualmente, redundará en mejores pensiones.

Vale la pena recordar que en nuestro esquema de pensiones el trabajador es el eje central, por lo que es imprescindible su participación. Las afores son instrumentos diseñados para servir al trabajador en el aseguramiento e inversión de su patrimonio. En ese sentido, las afores y las autoridades han trabajado para que los servicios sean mucho más confiables, cercanos y seguros.

En materia de ahorro voluntario, existe la posibilidad de ahorrar a corto (dos meses), mediano (cinco años) y largo plazos (hasta los 65 años). Además, es un ahorro conocido por sus altos rendimientos y por los beneficios fiscales que concede a aquellos que lo hagan en un horizonte de largo plazo.

Es, asimismo, un sistema de ahorro muy flexible porque se puede hacer cuando sea posible y con cuanto sea posible. También se caracteriza por ser un sistema que goza de mucha seguridad, dado que es parte de la seguridad social del trabajador y, lo más importante, es un ahorro cuyo principal propósito es mejorar los ingresos durante el retiro.

Hay seis formas distintas de empezar a ahorrar para el retiro voluntariamente. Una es mediante traspasos automáticos desde la cuenta de débito.

Otras son los más de 5,000 puntos de depósito que se han abierto a disposición de los trabajadores (tiendas 7-Eleven, Círculo K, EXTRA y sucursales Telecomm y Bansefi). También se puede hacer por medio del patrono, quien puede retener y trasladar cierta cantidad de la cuenta de nómina. Desde luego, es posible depositar directamente en la ventanilla de las afores. Y recientemente se han habilitado portales en Internet y aplicaciones móviles con el mismo fin.

Nuestro futuro es nuestra responsabilidad. Tomemos parte activa de él.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet:

www.amafore.org