Nadie prueba la profundidad ?del río con ambos pies.

Proverbio

La tormenta que se avecinaba al inicio del año se ha moderado y hasta despejado en algunos casos. No obstante, la volatilidad de los mercados podría continuar, pues algunos eventos sólo se han diferido. Esta semana, comparto los pronósticos del consenso y de BX+ para distintos indicadores y una tabla de análisis factorial que recuerda las variables de mayor atención al inicio de año y la manera en que han evolucionado.

Análisis factorial

Factor Trump: Sin duda ésta fue la de mayor preocupación luego de que Donald Trump ganó la Presidencia de Estados Unidos, nuestro socio comercial más importante. Las amenazas de la revisión del Tratado del Libre Comercio (TLC) y de temas de migración (el tema del muro lo calificamos más mediático y menos de impacto económico real) elevó la cotización del peso hasta 22 unidades por dólar en enero pasado. Desde entonces, Trump ha enfrentado revés en propuestas (sector salud) y ha reconocido mayor rezago y dejado de comentar en las propuestas de campaña de mayor inversión en infraestructura, menores impuestos y menor regulación para algunos sectores, disminuyendo así su imagen de todopoderoso . El no haber reconocido a China en una reunión reciente con el presidente de la segunda economía más grande del mundo como Manipulador de Divisas (postura que mantuvo hasta poco antes de la reunión), generó una impresión de menor agresión comercial con el mundo. Por otra parte, la revisión del TLC que suponíamos iniciaría en los primeros meses del año, se estima que ahora suceda hacia finales del 2017 o inicio del 2018. Al mismo tiempo, el gobierno mexicano ha estado muy activo con reuniones comerciales con otros países de América Latina y Europa. De esta manera, la presión sobre la moneda ha mejorado y la perspectiva de menor crecimiento del país no se ha deteriorado más.

Variables Locales: Como consecuencia de lo anterior, las variables fundamentales locales han contenido la expectativa de un deterioro permanente que se percibía al inicio de año. Además de la recuperación del peso (que no ha sido aislada; el dólar se ha debilitado frente a la mayoría de las monedas, aunque el peso ha sido de las más sólidas, luego de haber sido de las más golpeadas ), se registra una mejora en las exportaciones de manufactura, una recuperación en el precio del petróleo gracias a los acuerdos de reducción de países productores dentro y fuera de la OPEP (excepto EU) y también una recuperación en las cifras de empleo formal en México. Si bien prevalece el riesgo de una menor calificación crediticia para México por un mayor endeudamiento y un menor crecimiento respecto a años anteriores, éste podría tomar más tiempo en decidirse, además de que una baja no significa una pérdida del grado de inversión.

Otros Internacionales: El tercer bloque de eventos de potencial riesgo identificados a inicio de año está dado por aspectos internacionales, además de EU. Entre ellos, ha disminuido el temor por la elección de gobiernos en Europa (Holanda y Francia hasta ahora) que se sumarán a la decisión del año pasado del Reino Unido de salir de la Unión Europea. Ya comentábamos del buen resultado de la reunión entre los presidentes de EU y China, además de las mejores cifras de crecimiento del gigante asiático al primer trimestre del 2017, que coincidieron con una mejora en el pronóstico de crecimiento de la economía mundial que recientemente realizó el Fondo Monetario Internacional.

No obstante, es en ésta categoría de variables en la que surgen recientemente nuevos elementos de preocupación. Se trata de la creciente amenaza de un conflicto bélico. En los últimos días crece un sentimiento de preocupación a nivel global por temas bélicos internacionales (geopolíticos). La acción militar (lanzamiento de 60 misiles) de EU hacia Siria hace unos días como respuesta al uso de armas químicas contra civiles de aquel país (del que Rusia es un fuerte aliado) y un creciente enfrentamiento verbal y amenazas de guerra entre EU y Corea del Norte, quien mantiene peligrosos ejercicio militares alerta la posibilidad de iniciar acciones más hostiles, cuyas repercusiones son siempre difíciles anticipar. La opinión general favorable que ha causado la intervención de EU en defensa de la población de Siria e intentar moderar la acción militar de Corea del Norte que ha mantenido por años, en un contexto en el que el presidente de EU pierde fuerza en sus promesas de campaña al no lograr una reforma de salud y no avanzar en promesas de reformas impositivas, estímulos de inversión a infraestructura y reformas de tratados comerciales (con China y el TLC) podría alentar al mandatario norteamericano a concentrar su atención en este tema.

El autor es director general adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.