Derivado de la emergencia sanitaria por el coronavirus, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) extendió el plazo hasta el 30 de junio para que las personas físicas presenten su declaración anual correspondiente al ejercicio fiscal 2019.

Antes de cumplir con el pago de impuestos, como contribuyente debe conocer el régimen fiscal al que pertenece, esto permitirá conocer las obligaciones que le corresponden, cómo aplican e incluso las sanciones a las que puede ser acreedor por no cumplir en tiempo y forma con sus obligaciones fiscales.

Simón Díaz, director general de la plataforma contable El20.mx, resaltó la importancia de que el contribuyente conozca su perfil fiscal, de esta manera puede determinar las obligaciones que le corresponden cumplir con el fisco.

“Es importante que el contribuyente tenga claro cuál es su perfil, con esta información y el documento de constancia de situación fiscal, el SAT va a poder identificar cuáles son sus obligaciones, qué es lo que les corresponde declarar en el término de los impuestos”, aseguró.

El SAT divide en dos grandes grupos a los contribuyentes: personas físicas y morales, y a partir de ello, delimita el tipo de impuestos a pagar de acuerdo con sus ingresos; estos a su vez se clasifican en diferentes regímenes fiscales.

En el caso de personas físicas, se divide en cinco tipos como son asalariados, honorarios, actividades empresariales, de incorporación fiscal y arrendatario. Para el caso de las personas morales, existen dos regímenes: general y con fines no lucrativos.

El experto fiscal precisó que cada uno de los regímenes otorga un conjunto de derechos y obligaciones a los que se hace acreedor el contribuyente a partir de desempeñar una actividad económica específica; por ejemplo, prestar servicios profesionales como médico, tener una empresa, una tienda de abarrotes o una organización civil sin fines de lucro.

Abundó que al darse de alta ante el fisco, la autoridad orienta al contribuyente sobre el régimen fiscal al que pertenecerá y las obligaciones que deberá presentar, lo cual podrá revisarlo a través de la constancia de situación fiscal.

Destacó que a través de conocer el perfil, también se identificará qué actividades económicas son las que tiene dadas de alta y con ello, el contribuyente determinará las deducciones fiscales que podrá realizar y las obligaciones por cumplir.

Si bien existen obligaciones en común que los contribuyentes deben cumplir, como presentar su declaración anual o expedir comprobantes electrónicos   (CFDI), en algunos casos existen algunas otras que dependerán del régimen al que pertenezcan.

Por ejemplo, si el pagador de impuestos sólo está dado de alta como sueldos y salarios, debe tener el listado o identificados los recibos de nómina timbrados, ya que con ello justifica sus ingresos y los valide al momento de presentar su declaración anual.

En cambio, aquellos que tienen un régimen de servicios profesionales, mejor conocidos como honorarios, deben entregar sus recibos de electrónicos y registrar el uso que le den a sus ingresos, mismos que deberá corresponder a gastos relacionados con su actividad profesional. De igual forma, deberán presentar declaraciones informativas, informativas múltiples y la anual.

Díaz alertó que si el contribuyente deduce o emite una factura que no corresponde con su régimen fiscal o actividad económica, podría tener problemas con el fisco como el bloqueo de sus sellos digitales, enviarlo a la lista negra de contribuyentes o acusarlo de fraude debido a que no corresponde lo que deduce con sus ingresos.

“Por ejemplo, si el contribuyente tiene un régimen de asalariado y emite facturas, porejemplo por cuestiones relacionadas a la construcción, el SAT prende sus focos rojos. Las facturas que emite o deduce no tienen que ver con su actividad económica, la autoridad fiscal puede acusarlo de simulación o de evasión fiscal”, advirtió.

Combine su perfil.

Una persona física puede no solamente tener un régimen fiscal, podría estar dado de alta en el Régimen de Incorporación Fiscal, de servicios profesionales o bien, de actividades empresariales.

El director de El20.mx indicó que se puede tener más de dos regímenes, siempre y cuando se avise al SAT y se plasme en la constancia de situación fiscal.

Afirmó que desde que inicia su vida fiscal, el contribuyente debe tener claro cómo está dado de alta ante el fisco de acuerdo con lo que está haciendo en ese momento.

Ejemplificó que si un contribuyente está registrado como sueldos y salarios, y decide poner un negocio, tendrá una nueva actividad económica y podrá compartir o combinar esta nueva forma de ingresos con su perfil.

Una persona física puede tener más de un régimen fiscal, sin embargo esto debe ser notificado al SAT y plasmarlo en su constancia de situación fiscal.

[email protected]