El hombre se precipita en el error con más rapidez que los ríos corren hacia el mar.

Voltaire

¡Por fin!: el pasado 16 de diciembre, la Reserva Federal de Estados Unidos anunció el tan esperado (desde hace dos años) inicio del ciclo de alzas en las tasas de interés (en 0.25%, quedan en 0.50%) tras nueve años de tasas a la baja, con objeto de evitar inflación y burbujas (sobrevaloración) de activos (Proceso de Normalización). La decisión fue unánime y se fundamentó en la mejor condición económica en general que Estados Unidos viene observando recientemente. Un mayor retiro de estímulos por mejora económica (todos ellos implementados a raíz de la crisis del 2008) sucedió desde el año pasadom, con la menor venta de bonos de gobierno, que generaban una liquidez adicional al mercado.

Reacciones esperadas: 1º psicológico/ 2º fundamental: esperamos impactos de corto y mediano plazo. Vale la pena indicar que, aunque se trata de un evento importante parcialmente descontado desde hace tiempo, continúan existiendo otro tipo de variables de incidencia en el mercado (desaceleración económica de China), caída de precios de materias primas (commodities) y tensión en Medio Oriente (atentados terroristas) a las que se sumarán otras más en el 2016 (proceso electoral en Estados Unidos).

Contexto: a lo largo del año hemos preferido mantener una mayor liquidez que de costumbre, anticipando volatilidad e incertidumbre, principalmente por el evento que se confirma (inicio de alza de tasas de interés en Estados Unidos) y su tradicional impacto negativo en Bolsa. La estrategia ha resultado apropiada, pues al inicio de las operaciones del 16 de diciembre, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) acumulaba en el año una disminución nominal de -0.56 por ciento. Por otra parte, la estrategia basada en una mejor sección de emisoras acumulaba un avance poco mayor a 14.0% en el mismo periodo.

Atractivas: Atendiendo las primeras reacciones positivas del mercado y sin dejar de reconocer todavía capítulos de volatilidad en las próximas semanas y meses relacionados con la expectativa y conocimiento real de las implicaciones en otras variables fundamentales del nuevo contexto sugerimos incrementar gradualmente la exposición al mercado accionario con emisoras cuyos fundamentos soportan precios objetivos al 2016 mejores a los esperados para el IPC. La referencia actualizada para el IPC al 2016 es ahora de 48,000 puntos (ver misma columna del lunes pasado), equivalente a un avance cercano a 11 por ciento.

undefined

*El autor es director general adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.