Las redes sociales nos permiten estar conectados y actualizados sobre información relevante que pasa en nuestro país y el mundo, además de estar cerca y comunicados con nuestros seres queridos.

Estas plataformas están ganando terreno en más aspectos de nuestras vidas y en aquellos que hasta hace poco pensábamos que eran imposibles, como las transferencias bancarias a través de éstas.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Internet, en nuestro país se contabilizaron 82.7 millones de internautas en el 2018, de los cuales 82% utiliza su conexión para acceder a sus redes sociales.

Para aprovechar  lo anterior, recientemente instituciones bancarias como Santander y Banorte abrieron la posibilidad de enviar dinero a nuestros contactos de redes como WhatsApp, Facebook, Twitter o Messenger, incluso si son o no usuarios de dicho banco.

Sin embargo, cada innovación tecnológica tiene sus riesgos. Por ello, antes de realizar ese tipo de transacciones es importante que establezca algunas medidas de seguridad para resguardar sus datos personales y bancarios antes y después de hacer este tipo de operaciones.

Envíe dinero desde su celular

En abril pasado, Banco Santander México anunció el lanzamiento de Santander Tap, con lo que ofrece transferencias por medio de WhatsApp desde 10 hasta 4,000 pesos.

Este servicio permite el envío de dinero entre clientes de Santander y usuarios de otros bancos, además de que no tiene costo ni comisiones en el envío o recepción de dinero, ni requiere descargar ninguna aplicación o programa adicional para quien envía el dinero ni para quien lo recibe.

En tanto, Banorte ofrece, a través de Banorte Go, transferir dinero hasta por 8,000 pesos a cualquiera de sus contactos de WhatsApp, Facebook Messenger o mensaje de textos.

Filtraciones y vulnerabilidades

Hace una semana, se reveló que la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp detectó una vulnerabilidad en su sistema, que permitió que piratas informáticos instalaran un software espía en algunos teléfonos y accedieran así a los datos contenidos en los dispositivos.

Este tipo de riesgos es muy frecuente y puede provocar daños considerables al equipo telefónico completo, o solamente a este servicio de mensajería. Por ende, la información que el usuario maneja, alertó Edson Villar, jefe de Riesgo Cibernético en Marsh Risk Consulting para LATAM y Caribe.

“WhatsApp suele tener privilegios que están relacionados con el acceso a la información del usuario, como la ubicación, contactos, cámaras, micrófonos, etcétera. Lógicamente, se puede tener el control de la información que está en ese dispositivo y toda la información que viaja o que recibe por esta red”, advirtió.

Ante el cuestionamiento de cómo puede afectar el envío de dinero a través de ésta o cualquier otra red social, el especialista detalló que este tipo de riesgos son los que los bancos, empresas y usuarios deben empezar a considerar como una amenaza.

Roberto Martínez, analista senior de seguridad de Kaspersky Lab, explicó que algunas redes sociales no fueron diseñadas para ser seguras, entonces, si se encuentra una vulnerabilidad, como la que hubo en WhatsApp, es posible que pudieran existir maneras de comprometer la información.

“Este hecho plantea la posibilidad de que surjan más riesgos en el futuro, y con ello más peligros para que puedan acceder a este tipo de información”, alertó.

Mencionó que, si bien las redes sociales se diseñaron para compartir información, al permitir que se haga una operación financiera se requieren mayores niveles de seguridad.

¿Qué hacer para evitar fugas?

Si usted ya envió dinero a través de estos medios o planea hacerlo en un futuro, es importante que tome en cuenta algunas medidas de seguridad para evitar cualquier posible filtración que comprometa sus datos personales y bancarios.

Edson Villar destacó mantener las aplicaciones actualizadas con la última versión, ya sea en nuestro celular o la computadora.

De igual forma, se debe tener actualizado el sistema operativo de nuestro dispositivo, ya sea Android o iOS.

“Como usuarios finales no tenemos la práctica de actualizarlo, así que una manera es activar las actualizaciones automáticas”, afirmó.

Otra recomendación es descargar las aplicaciones solamente de sitios o lugares autorizados, ya sea AppStore o Play Store.

“Se deben bajar únicamente los permisos de las aplicaciones que sean necesarios, es decir, si se tiene una aplicación que no necesita que acceda al micrófono, se puede rechazar esta opción”, puntualizó.

Insistió en el uso de un antivirus, tanto para nuestros dispositivos móviles como para las computadoras, e incluso el uso de contraseñas robustas y biométricas en los dispositivos que ya cuenten con esta herramienta.

En tanto, Roberto Martínez agregó que los usuarios pueden acercarse a su banco para pedir mayor información sobre la seguridad de las aplicaciones antes de transferir dinero.