Desde el 31 de enero de este año, usted ya puede elegir el nivel de riesgo con el que se invierte su ahorro para el retiro, ya que ahora se le permite optar por la sociedad de inversión especializada en fondos para el retiro (siefore) que prefiera, distinta de la que le corresponde por su edad, y, con esto, tener un mayor control de sus recursos para el futuro.

Para entender el potencial de este cambio, es necesario remontarse al papel de las siefores en la administración de lo que será su pensión.

Los rendimientos de su ahorro en la afore dependen de la siefore en la que se esté invirtiendo y, esto, antes dependía exclusivamente de la edad del trabajador. La siefore básica 0 (SB0) y SB1 era exclusivamente para personas de 60 años y mayores; la SB2, para personas entre 46 y 59 años; la SB3, para personas entre 37 y 45 años y la SB4 para personas de 36 años y menores.

Cada sociedad de inversión, o siefore, tiene reglas de inversión distintas, establecidas en función del riesgo recomendado para cada segmento de edad. Las siefores SB0 y SB1, por ejemplo, contienen menos nivel de riesgo (y, con ello, menores rendimientos) por estar estructuradas para personas de 60 años y más, mientras que la SB4 tiene mayor potencial de rendimiento (aunque mayor riesgo) ya que sus usuarios, de 36 años y menos, pueden permitirse una inversión de estas características por el tiempo que les falta para retirarse.

Dicho esto, la importancia del cambio realizado por la Comisión Nacional del Ahorro para el Retiro (Consar) es más claro: no importa si tiene 36, 50 o 60 años, puede elegir la siefore que prefiera.

Este cambio permite que la persona que debería ir a la SB3 pueda escoger la que quiera, ya no en función de su edad, sino de riesgo que decida tomar. El cambio es importante porque ahora podrá tomar un mayor riesgo buscando mejor rendimiento en el largo plazo; se vuelve responsable de su estrategia de inversión personal , explicó Moisés Pérez Peñaloza, socio de PwC en Retiro Laboral.

Al tener mayor control de su afore puede jugar con distintos esquemas de inversión, pero en esto radica el principal riesgo del nuevo cambio, ya que sus rendimientos o plusvalías dependerán en mayor medida de sus decisiones.

Entendiendo los riesgos

Al existir la posibilidad de escoger el riesgo que quiera, se hace más necesario entender en función de qué debería elegir su siefore.

El riesgo de que ahora todo mundo pueda elegir (consiste en identificar) cuáles son sus fundamentos académicos para poder soportar una decisión de este estilo. Suponga que un trabajador que ha escuchado que la Bolsa es súper buena decide irse a la SB4, que es típicamente para personas de 46 años y menores, y decide poner 45% en Bolsa y le va mal. Ese es el riesgo de tomar decisiones sin tener un fundamento educativo en finanzas; la afore de las personas tendrá un resultado dependiendo de lo que la gente decida , advirtió Pérez Peñaloza.

Es importante destacar que el cambio de siefore puede realizarse una vez cada tres años, con el objetivo de que deje madurar su inversión y pueda evaluar el desempeño de una siefore correctamente. Además, tenga en cuenta que una vez que haga el cambio de siefore su dinero permanecerá ahí hasta que haga un nuevo cambio; es decir, la siefore no se irá adaptando a su edad como en el esquema anterior.

Dicho esto, cabe preguntarse: ¿en función de qué se debería elegir una siefore?

A decir del especialista de PwC, la principal determinante en este tipo de decisiones es la edad. Si usted tiene 25 años y se va a jubilar en 40 años, en teoría, por edad, tiene la capacidad de que sus ahorros busquen un esquema de inversión acorde con el plazo que tendrá para su jubilación .

Si bien las siefores ya están segmentadas en función de la edad de sus usuarios, los nuevos cambios le permiten elegir permanecer más tiempo en la SB4 si quiere más rendimientos a mayor riesgo, por ejemplo, o bien, optar por una siefore de mediano riesgo estando a punto de llegar a su edad de retiro.

La gran ventaja de la juventud en este tema es que tiene muchos años hacia adelante para poder invertir: no se valdría que una persona de 60 años, que se jubila en cinco años y que incluso ya se podría jubilar, tenga esquemas de alto riesgo, porque no tiene tiempo, entonces el primer preponderante es su edad , añadió Pérez Peñaloza.

A la par de su edad, debe tomar en cuenta los rendimientos que ofrece cada siefore, para lo cual el ranking de rendimiento neto que ofrece la Consar le será de gran ayuda. Estas cifras se calculan con base en el comportamiento de los últimos 84 meses (siete años) de cada siefore, por lo que supone un buen referente para evaluar una sociedad de inversión.

Es importante porque estamos hablando de siete años, y a lo mejor la SB1 fue la buena, pero no los dos últimos años; hay que hacer una comparación tomando como base la información de la Consar de 84 meses, pero también viendo cómo se están comportando en los últimos tres años .

Los nuevos cambios, además, tienen el potencial de incentivar la competencia entre afores en el sentido de atraer más clientes al ofrecer las siefores con el mejor rendimiento, concluyó el especialista.

[email protected]