Estimado lector: el título de este artículo cita textualmente las palabras del gobernador del banco central, Agustín Carstens, quien, al preguntarle si la reciente devaluación del peso tenía que ver con asuntos electorales, respondió que no, absolutamente nada que ver y que el efecto en el tipo de cambio -por lo menos, hasta el momento- era atribuible a la serie de eventos adversos que se han estado presentando tanto en Grecia como en España, a la desaceleración de Estados Unidos, así como la de China. Lo anterior ha contribuido a complicar el contexto internacional, pero de momento no había tema local o algún evento mexicano que tenga ni relevancia ni impacto en la devaluación de nuestro peso.

Coincido con el Gobernador y creo que es vital, amén de (muy importante) el tener informados a los mexicanos en este periodo en el cual, además de un entorno complicado, tendremos elecciones. He encontrado mucha gente muy nerviosa porque cree que, nuevamente, lo político permeará en lo económico.

También hemos visto a muchos medios malinformar al público, lo cual no se vale, ya que en momentos en los que estamos especialmente sensibles, considero injusto aprovecharse con el fin de desvirtuar la información.

UN MUNDO GLOBAL

Vivimos en un mundo global en el que, literalmente, cualquier país, cualquier economía, sin importar su tamaño, puede permear o dañar el contexto internacional; lo importante es saber discernir cuándo un evento es local o atribuible al país y cuándo un hecho internacional repercute en nuestra nación.

Debemos acostumbrarnos a la volatilidad porque, pase lo que pase con Grecia, ésta seguirá siendo foco de incertidumbre; incluso si el 17 de junio, cuando habrá elecciones en ese país, el voto fuera favorable para permanecer en la Unión Europea (UE), no con ello terminará la volatilidad y, por supuesto, tampoco acabaría si decidieran salirse de ésta. Aquí vale la pena aclarar que la eurozona se refiere a los países que tienen como moneda el euro, y la UE es el bloque de países en el que se puede transitar libremente con pasaporte comunitario y en el que no existen tasas de impuestos -entre ellos mismos.

Suponiendo que Grecia se arreglara, España, Italia, Portugal e Irlanda siguen sumamente complicados y con seguridad continuarán aportando incertidumbre.

Por si todo esto fuera poco, podría haber una tormenta perfecta si EU y China desaceleran considerablemente.

Acostúmbrese a la volatilidad, para no cometer el error de creer que cada vez que haya un movimiento importante en el tipo de cambio, éste ya no regresará; sea paciente y confíe en que una vez que este contexto mejore, veremos de nuevo un peso fuerte.

Aproveche esta volatilidad para diversificarse y conformar un portafolio en pesos y dólares así como en renta fija y renta variable; hoy no le sugiero comprar dólares con pesos, pero sí vender dólares para así, con esos pesos, entrar, poco a poco, a acciones o índices bursátiles que en gran medida ya han descontado escenarios muy desfavorables.