Querétaro, Qro. Ante el aumento en contagios y de servicios hospitalarios, para atender pacientes portadores de Covid-19, Querétaro ajusta la estrategia estatal para contener la pandemia, implicando nuevas restricciones para las unidades económicas.

El objetivo de la estrategia es mitigar el aumento en casos de Covid-19, así como generar un balance entre mantener los servicios de salud sanos y seguir con la actividad económica del estado, refirió el secretario de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco Antonio Del Prete Tercero.

A partir de su publicación en el Periódico Oficial La Sombra de Arteaga, entrarán en vigor las nuevas disposiciones estatales, entre ellas: cierre de establecimientos comerciales a las 20:00 horas, con un aforo de 30% y sólo una persona por familia.

Cierre de restaurantes y cafeterías a las 22:00 horas de lunes a sábado, manteniéndose cerrados los domingos al público en general, pudiendo ofrecer servicio a domicilio.

También habrá regulaciones en la venta de alcohol, en envase abierto o cerrado, hasta las 22:00 horas de lunes a sábado, sin venta los domingos.

Además de la reducción de aforos en espacios públicos a 30, uso obligatorio de cubrebocas en espacios públicos, incluyendo el transporte público.

Se anunció la prohibición de eventos masivos o sociales: bodas, bautizos o fiestas, de más de 100 personas; y se limitarán las reuniones particulares donde no se cumpla la sana distancia de 1.5 metros por persona.

Mientras que, agregó el secretario, las empresas industriales deben mantener estrictos protocolos para cumplir las medidas sanitarias, así como observar los lineamientos técnicos y las acciones que debe seguir en el traslado de personal.

La estrategia de aplicación de pruebas, para cortar cadenas de contagios, seguirá su curso y se reforzará con la implementación de pruebas rápidas: actualmente en promedio se realizan 1,000 pruebas PCR al día, a las que se agregarán 500 pruebas rápidas diariamente, planteó el gobernador Francisco Domínguez Servién.

Hasta el momento, dijo, en el estado se han realizado 42,000 pruebas; mientras que se aplican cinco pruebas a contactos de cada caso positivo, por encima de la media nacional que es de dos pruebas.

Mediante la aplicación de pruebas se han detectado 4,000 casos asintomáticos, con lo que se habrían evitado cerca de 20,000 contagios.

Respecto a la presión que presentan los servicios de salud, se observó un incremento en los servicios hospitalarios a partir del pasado puente del 1 y 2 de noviembre, debido a que al 3 de noviembre la ocupación rondaba en 28% y actualmente escaló a 41%, comentó el secretario de Salud del estado, Julio César Ramírez Arguello.

Aunque aún existe disponibilidad hospitalaria, indicó, se debe considerar que el personal de salud muestra cansancio y fatiga, al ser quienes atienden en primera línea la pandemia por Covid-19.

Sistema de alertas tempranas

Las nuevas disposiciones anunciadas este jueves por el gobernador, corresponden a la fase dos de tres etapas que considera un nuevo sistema de indicadores que implementará el estado como parte de un sistema de alerta temprana, explicó el voceo organizacional del estado, Rafael López González.

La primera fase, detalló, es la de remisión, que se encontraba el estado hasta este jueves, y en el cual se reflejaría que las personas están realizando actividades sin contagiarse; las nuevas restricciones son parte de la segunda fase, de prevención, orientada a impedir que se deba volver a un periodo de confinamiento.

En la fase tres, la de contención, se tendría que volver a un confinamiento modulado, por periodos cortos y combinando giros que garanticen el desahogo de nuestro sistema de salud.

estados@eleconomista.mx