Querétaro, Qro. Transitar a una economía verde se fija como uno de los principales desafíos del país, así como de entidades industrializadas.

De un universo de 2,000 empresas de jurisdicción federal en Querétaro, solamente 10% ha participado en el Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA) que coordina la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El titular de Profepa, Guillermo Haro Bélchez, expuso que paralelamente a este indicador se tiene presencia de inspección y de visitas en aproximadamente la totalidad de las empresas situadas en la entidad.

“Querétaro, un estado con una gran vocación industrial, tiene aproximadamente 2,000 empresas de jurisdicción federal, de las cuales tenemos 10% certificadas voluntariamente, aunque tenemos presencia de inspección, de fiscalización, de visitas previstas en casi la totalidad de la industria”, declaró.

Haro Bélchez  puntualizó que entre los compromisos para los próximos años, está el de alentar que el mayor número de firmas cumpla con la certificación voluntaria, previendo que la totalidad de empresas en el estado  participen en el PNAA.

Mientras que a nivel federal, el porcentaje de participación en el programa es de 39.3%, dado que actualmente suman 5,500 empresas —de las 14,000 de jurisdicción federal—, pronosticando que en próximos meses se cumpla la meta de llegar a 6,000 compañías.

En tanto, generar un certificado único entre los gobiernos estatal y federal  es la finalidad de que Profepa y la administración de Querétaro signaran un convenio para simplificar trámites y procedimientos para  que en corto plazo se genere un certificado único entre ambas instancias gubernamentales.

La Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano de Querétaro emite certificados que son acordes con los procesos que implementa la dependencia federal, lo que facilitará la ejecución de un certificado único.

El subprocurador de Auditoría Ambiental, Jaime García Sepúlveda, indicó  que es necesario transitar hacia una economía verde, por medio de la certificación de  procesos sustentables en las empresas.

Profepa, dijo, implementa  metodología que toca todas las aristas que están vinculadas con el medio ambiente.

Asimismo, la dependencia del gobierno federal otorgó 11 certificaciones del PNAA y la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano entregó 18 certificaciones en el estado.

Entre las empresas certificadas, Coca-Cola FEMSA acreditó 46 certificaciones para igual número de instalaciones en el país.

Metas  nacionales

En este contexto, la procuraduría federal  ha delineado cuatro compromisos hacia  los años 2030 y 2050.

El primer compromiso consiste en transitar a una economía baja en carbono, disminuyendo 50% las emisiones de gases de efecto invernadero en relación con el año 2000. Se estima que al 2030 haya disminuido en 22% dichas emisiones.

El segundo punto corresponde a detener la pérdida de la biodiversidad, dado que hace 26 años en México había 350,000 hectáreas de deforestación y 200 áreas críticas forestales. Actualmente, son 56,000 hectáreas deforestadas por año y 108 zonas críticas forestales, una de ellas está en Querétaro y es la Sierra Gorda.

Al año 2030 se ha fijado la meta de tener una tasa cero de deforestación.  Guillermo Haro resaltó que la tendencia es favorable para cumplir el objetivo.

El tercer compromiso consiste en mejorar la gestión de residuos, el cual va  acompañado de incrementar los niveles de reciclaje. El titular de Profepa subrayó que es necesario trabajar en un manejo integral de los residuos, y para atender los más de 600 sitios contaminados en el país, 30 en forma muy crítica.

El cuarto compromiso es mejorar la capacidad hídrica del país, se tiene una cobertura de agua potable de 94%,  pero es necesario mejorar el tratamiento de aguas residuales de la industria y de los ayuntamientos.

estados@eleconomista.mx