El Aeropuerto Intercontinental de Querétaro (AIQ) cerrará el año con un tráfico de 645,000 pasajeros, 27% más en relación con los 509,000 con los que concluyó el 2015.

Tan sólo en noviembre movilizó 57,000 pasajeros, lo cual genera la expectativa de alcanzar el traslado de más de 640,000 personas este año, estimó el titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco del Prete Tercero.

En octubre pasado las operaciones del AIQ ascendieron a 32,000, 10% más que en septiembre del mismo año.

Al cierre del 2016 el AIQ reportaría ingresos propios por 130 millones de pesos, un superávit en sus finanzas. Dichos recursos serán ejercidos en obras al interior del recinto, informó el secretario.

Doce años de operación

Frente a este panorama, el aeropuerto de Querétaro cumple 12 años de función, tras haber arrancado operaciones el 28 de noviembre del 2004 e inaugurarse oficialmente el 10 de diciembre del mismo año.

En más de una década ha realizado 248,000 operaciones y trasladado a 3.1 millones de pasajeros.

Sigue creciendo tanto el número de operaciones como de pasajeros; en cuestión de pasajeros, en estos 12 años se han movido 3 millones 140,000 pasajeros, aproximadamente , declaró.

El movimiento de carga comenzó en el 2008 y actualmente el AIQ se ubica como el tercer aeropuerto mexicano con mayor crecimiento en carga y como quinto en volumen.

Al momento se han movido 132,000 toneladas de carga y se proyecta cerrar el año con 24 toneladas transportadas, 10% más que el año pasado.

Proyectos en puerta

El establecimiento de la base militar de la Fuerza Aérea Mexicana y concretar el proyecto de la segunda terminal del AIQ figuran entre los objetivos próximos del aeropuerto queretano.

Del Prete añadió que analizan la ampliación de la terminal de pasajeros para elevar su capacidad entre 25 y 35%, para, secundariamente, consolidar la construcción de la segunda terminal de pasajeros.

También, explicó, continúan las pláticas con la Fuerza Aérea Mexicana para que instale su base militar en el AIQ, dado que los radios de aproximación que plantea el proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México imposibilitan la funcionalidad de la base aérea.

[email protected]