Cancún, QR. El Juzgado Cuarto de Distrito con sede en Yucatán concedió tres suspensiones en contra del Tren Maya; las medidas cautelares son resultado de tres demandas de amparo presentadas en contra de la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto.

Dichos resolutivos judiciales ordenan “la suspensión provisional de los actos reclamados, para el efecto de que no se continúen las obras de construcción del proyecto denominado Tren Maya en territorio del estado de Yucatán (tramos 3 y 4), hasta que se dicte la suspensión definitiva de los actos aquí reclamados”, comentaron representantes de las organizaciones que promovieron los amparos, entre ellas, la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, “Múuch’ Xíinbal” y el Colectivo Chuun t’aan Maya.

El Tramo 3 corre de Calkiní a Izamal y abarca una distancia de 172 kilómetros, mientras que el Tamo 4 va de Izamal a Cancún, que son alrededor de 257 kilómetros.

Argumentos

Los tres juicios de amparo, presentados el 20 de enero del presente año, impugnaron la constitucionalidad de la Manifestación de Impacto Ambiental aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a favor del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), para la construcción del tren bajo tres argumentos.

El primero es la violación al derecho a la información, puesto que las comunidades indígenas a las que pertenecen los quejosos no tuvieron acceso en ningún momento a los estudios derivados de la Manifestación de Impacto Ambiental.

En segundo lugar, argumentan una violación al derecho de información a las comunidades afectadas como consecuencia de la vulneración de su derecho a la adecuada participación de estas en la determinación de las implicaciones e impactos ambientales derivados del megaproyecto.

Y en el tercer argumento, alegan la omisión de realizar una evaluación ambiental regional que incluya todo el estudio de los impactos del proyecto de forma integral y no seccionándolo por tramos.

Frente a estas violaciones alegadas en las tres demandas de amparo, el juez determinó conceder las suspensiones respectivas argumentando que "el acto reclamado consiste básicamente en la autorización de impacto ambiental, que, conforme a la ley de la materia, es la culminación de un proceso en el que se somete a criterio de la autoridad un catálogo de efectos que una obra puede llegar a generar sobre el medio ambiente”.

Representantes de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, “Múuch’ Xíinbal anticiparon que el gobierno federal volverá a minimizar los recursos que han ido ganando las comunidades de los estados por los que correrá el Tren Maya, las cuales ya suman más de 12 amparos y al menos ochos suspensiones definitivas, a lo cual Fonatur solamente contraargumenta que dichos amparos no detienen nada, ya que los trabajos que actualmente realizan son de rehabilitación de la antigua vía y ningún recurso puede detener la modernización de vías generales de comunicación en territorio nacional.

estados@eleconomista.mx