Monterrey, NL. El sector de la vivienda en Nuevo León tiene un buen pronóstico de crecimiento para el segundo semestre, de 5.8% del Producto Interno Bruto (PIB), sin embargo, esta recuperación se podría frenar en el 2022 si hay una nueva ola de Covid-19, afirmó a El Economista, Jorge Paredes Guerra, presidente de Realty World México.

“El segundo semestre lo veo bien, las elecciones se realizaron con normalidad, con permanencia del partido en el poder da facilidades políticas, económicas y sociales y puede generar estabilidad. El pronóstico (de crecimiento) es alrededor de 6% del PIB; hacia el 2022 lo que puede frenar la recuperación del sector es la pandemia”, aseguró.

Mencionó que en el primer trimestre Nuevo León mantuvo su liderazgo en vivienda nueva en el país, con la colocación de 9,414 unidades, lo que representó una disminución de 2.5% comparado con el mismo periodo del año pasado, seguido de Jalisco con 6,571 viviendas colocadas y un ligero decremento de 0.2% en el mismo lapso, y el Estado de México con 5,195 unidades y un crecimiento de 8.3 por ciento.

“Existe una correlación directa entre este descenso de vivienda nueva debido a la inflación, además de que el Banco de México aumentó 25 puntos base las tasas de interés”, enfatizó el directivo.

En cuanto a vivienda usada, Chihuahua fue la entidad líder con 3,427 unidades colocadas, seguido por el Estado de México con 3,214 viviendas, y en tercer lugar Nuevo León con 2,962 viviendas.

“Si analizamos por segmentos, la vivienda residencial (3.2 millones de pesos y 6.4 millones) y residencial plus (con valor superior a 6.4 millones de pesos) durante los tres primeros meses del 2021 contra el mismo periodo del 2020 registraron un importante incremento de 17 por ciento. La Ciudad de México fue líder, Nuevo León ocupó el segundo puesto y Jalisco y Estado de México en tercer lugar”, afirmó.

estados@eleconomista.mx