Querétaro, Qro. El detenimiento de la actividad manufacturera, a causa de la pandemia de Covid-19, redujo la demanda de inmuebles industriales en el estado durante el segundo trimestre del año.

Sin embargo, la actividad logística estatal amortiguó la contracción generada por la emergencia sanitaria, expuso el director de Investigación de Mercado de la plataforma inmobiliaria Solili, Pablo López.

En relación con la demanda neta (transacciones que se hacen por desocupaciones), contextualizó, Querétaro reporta una fuerte contracción, indicador que se ha visto impactado por los altos volúmenes de desocupación. Mientras que en la demanda bruta (transacciones que se llevan a cabo independientemente de las desocupaciones) se registra una contracción anual de 48% y de 13% trimestralmente, acumulando 47,000 metros cuadrados arrendados durante el segundo trimestre del año.

“El mantenimiento de la industria logística suplió la desaceleración manufactura, siendo un fenómeno que se replicó en otras regiones del país.

“¿Qué estamos viendo? Una actividad que efectivamente está cayendo, pero que está siendo sostenida por un tema logístico, que básicamente es el que entró al desquite después de un colapso en la demanda manufacturera e hizo que se pudiera sostener en esta medida”, abundó Pablo López.

Durante el periodo abril-junio, fue prácticamente nula la incorporación de metros cuadrados de superficie industrial, debido a la expectación que prevalece entre los desarrolladores, aunado a que durante los meses de abril y mayo la industria de la construcción estuvo detenida en el marco de la jornada de sana distancia, sector que se reactivó a partir del 1 de junio.

La poca incorporación de suelo industrial a los inventarios es un fenómeno que se replicó en los diversos mercados industriales del país.

Actualmente, el mercado de Querétaro reporta 180,419 metros vacantes, reportando una tasa de vacancia baja, de 3.6 por ciento.

El costo promedio de rentas registra un impacto derivado de la depreciación del peso frente al dólar, por lo que se han mantenido estables los precios de las naves industriales, rondando de 3.85 dólares en la entidad.

Como región Bajío, expuso el especialista de Solili, la construcción industrial se reporta estable, aun cuando en la mayoría de los mercados del país hay una disminución; sin embargo, agregó, esta región de México comienza a mostrar una tendencia al alza.

estados@eleconomista.mx