Tijuana, BC. Los cambios en el proceso de importación de vehículos en la frontera servirán para repuntar la industria que durante los últimos años se ha visto impactada con la caída de hasta 75% de sus compras al exterior, en el caso de Baja California.

Parte de los cambios consisten en extender el horario de atención con dos horas más para documentar a los automóviles que cruzan de Estados Unidos a territorio mexicano para ser vendidos de este lado de la frontera.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) en Tijuana, Mario Escobedo Carignan, dijo que las nuevas reglas anunciadas permitirán tener un mejor control al momento de introducir unidades extrajeras al país.

De acuerdo con datos del organismo empresarial, la cifra de cruces de vehículos de Estados Unidos a Tijuana era de 200 o hasta 250 diarios, pero con las restricciones ese número cayó más de la mitad, hasta poco menos de 100 automóviles.

Coincidimos con nuestras autoridades en la importancia de cerrar el paso a la internación ilegal y comercio ilícito de vehículos, principal cometido de las nuevas reglas a la importación de vehículos usados, anunciadas por el administrador general de Aduana, Ricardo Treviño Chapa , indicó.

Entre las medidas, destacó la ampliación de horario de aduana para la importación, que ahora será de 8 de la mañana a 1 de la tarde, en lugar del actual de 9 de la mañana a 12 del mediodía, lo cual era una de las principales demandas que tenían los importadores formales de vehículos usados.

Falsificación de documentos

Escobedo Carignan aseveró que también habrá requisitos más claros para evitar la falsificación de documentos necesarios para importar los vehículos, reglas transparentes con controles ambientales y de vehículos con reporte de robo y un padrón sectorial para que sólo el sector formal pueda comprar en el exterior.

El presidente de la Canaco-Servytur reveló que las medidas no únicamente ayudan al sector de importación, sino también a los usuarios, ya que es una forma de proteger el interés de los consumidores de este tipo de unidades automotrices y a la vez, respaldar la actividad empresarial del comercio organizado, dando seguridad jurídica y certeza a sus clientes de que los vehículos adquiridos en establecimientos formales son totalmente legales.

estados@eleconomista.mx