Guadalajara, Jal. El conflicto por el pago de impuestos municipales entre el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), que opera 12 aeropuertos en el país, y los municipios donde se asientan las terminales aéreas, volvió a tomar altura.

Con la llegada de Alberto Uribe Camacho a la presidencia municipal de Tlajomulco de Zúñiga, donde se ubica el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, el tema de la obligatoriedad de pago de contribuciones a los gobiernos locales por parte de los grupos aeroportuarios se avivó.

El alcalde de Movimiento Ciudadano, quien fungió como secretario general de ese ayuntamiento, que en el 2010 inició una batalla legal contra el GAP para exigir el pago del impuesto predial y la regularización de los comercios del aeropuerto para que pagaran impuestos, busca ahora retomar el tema en el Congreso de la Unión, apoyado por todos los presidentes municipales de las ciudades donde se encuentran asentados aeropuertos.

Uribe Camacho indicó que la reforma a la Ley General de Aeropuertos para obligar a éstos a pagar contribuciones a los municipios representaría, sólo para Tlajomulco, ingresos anuales de 10 millones de pesos.

El alcalde emecista afirmó que los munícipes de diversas partes del país en conjunto emitirán un manifiesto para demandar al gobierno federal y al Poder Legislativo que aprueben de inmediato las modificaciones a la Ley de Aeropuertos; normativa que, dijo, fue enviada a la congeladora hace seis años cuando se presentó en el Congreso de la Unión.

GAP-Tlajomulco, una Historia de conflictos

El conflicto más reciente entre el ayuntamiento de Tlajomulco y GAP se presentó en noviembre pasado, cuando el gobierno municipal ordenó suspender las obras de demolición del hotel Casa Grande, que se encontraba en los terrenos del aeropuerto, por falta de licencias municipales para realizar dichos trabajos.

Apenas cuatro días después de la intervención del ayuntamiento, GAP obtuvo en tribunales federales un amparo y retomó los trabajos.

El amparo que presentamos cuando se ordenó la suspensión de la demolición del hotel fue argumentando que no era jurisdicción y no era competente el ayuntamiento; esto ya ha ocurrido en muchos otros aeropuertos y siempre la conclusión ha sido la misma , afirmó el director general del Grupo Aeroportuario del Pacífico, Fernando Bosque Mohino.

Al respecto, el presidente municipal de Tlajomulco, Alberto Uribe, indicó que los grupos aeroportuarios evaden las obligaciones con los gobiernos municipales amparados en la concesión federal y en que la propia Constitución establece la exención de impuestos.

[email protected]