Puebla, Pue. El gobierno de Puebla y los 217 ayuntamientos deben cuidar que sus obras a realizar en este año no alcancen el sobrecosto de 25% que permite la Ley de Obra Pública; esto para evitar problemas en sus presupuestos, ante el escenario económico difícil que habrá en el 2017, aun con los recortes que apliquen al gasto corriente.

El presidente local de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), Felipe de Jesús García Mancinas, comentó que si bien algunas autoridades locales han anunciado medidas de austeridad, sobre todo en localidades donde hay mayor población, hay otras en el interior del estado que continúan sin tomar sus previsiones y son las que a mediados de año podrían tener contratiempos.

Los gobiernos deben mantener su ritmo de obra pública, ya que es una de las demandas ciudadanas; sin embargo, destacó que tampoco pueden pensar en llevar a cabo algunas obras mediante los esquemas Asociación Público-Privada y Proyectos de Prestación de Servicios, debido a que sólo aplica en aquéllas de gran envergadura y que estén justificadas .

En el caso de la nueva administración estatal, que encabeza Antonio Gali Fayad y que iniciará funciones el 1 de febrero, operará con un presupuesto elaborado por su antecesor, Rafael Moreno Valle, situación que no permitirá pensar en obras grandes, aunado a que su gestión durará 20 meses.

Inviables

García Mancinas mencionó que el economizar en el gasto público no implica que, al hacer un proyecto de infraestructura, deban buscar el costo más bajo, ya que a la larga ello puede traer como consecuencia obras de mala calidad, y resultar en que se deba reinvertir a corto plazo.

Ante ello, insistió en que las políticas de austeridad, que han aplicado el gobierno estatal y la Comuna poblana en gastos operativos viáticos, gasolinas y otros servicios personales son las correctas y se deben mantener hasta julio, en espera de que el escenario económico mejore, lo cual va en relación con los costos de los combustibles.

El presidente de la CNEC reiteró que no es momento para que los gobiernos se permitan que sus obras tengan sobrecostos, aun cuando están dentro del margen de la ley, ya que ello desajustará otras áreas.

Manifestó que son pocos los ayuntamientos que hacen un análisis real del impacto que tendrán los gasolinazos y la debilidad del peso, para poder cuidar su gasto en cuanto a la ejecución de obras, mismas que es seguro que incrementen al final por trabajos inducidos que no se consideran en la elaboración de proyectos.

[email protected]