Durante enero de este año, la actividad industrial del país cayó -0.1% a tasa anual; los principales estados que más aportan a la producción fabril trazaron una dinámica similar, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Si bien sólo 11 estados mostraron disminuciones en estas actividades, en este grupo se ubican los territorios que más aportan al Producto Interno Bruto (PIB) industrial.

Así, los retrocesos se registraron en Tabasco (15.5%), Colima (15.0%), Guerrero (10.6%), Campeche (9.9%), Tamaulipas (8.4%), Chiapas (7.6%), Hidalgo (4.1%), Zacatecas (2.0%), Veracruz (1.9%), Jalisco (1.3%) y Sinaloa (0.01 por ciento). En conjunto, estos territorios concentran alrededor de una tercera parte del PIB industrial del país.

El especialista del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio, destacó que la actividad industrial en el país se encuentra en recesión desde hace unos meses debido a que las tasas de inversión privada están totalmente deprimidas.

Agregó que lo que ha afectado la inversión en el país depende de diversas circunstancias, como cuestiones de inseguridad e incredulidad en la política de fomento industrial.

El analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, refirió que entidades petroleras como Campeche y Tabasco sufrieron un efecto dominó tras la crisis de este sector por la caída de los precios que prevalece en los últimos años.

Añadió que la debilidad del peso frente al dólar fue otro de los factores que afectó al resto de las entidades que dependen de algunas materias primas o intermedias que vienen del extranjero.

Pueden tener una recuperación porque el tipo de cambio en los últimos días ya ha estado en niveles más estables, aunque sigue existiendo incertidumbre sobre lo que pasará respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte , dijo.

Mientras el especialista del Tecnológico de Monterrey enfatizó que en Guerrero ha habido un proceso de desindustrialización, incluso están paradas dos importantes empresas mineras, donde ya no hay inversión industrial.

Aumentos

En el otro polo, los estados que exhibieron mayores aumentos anuales en el primer mes del 2017 en sus actividades secundarias fueron: Quintana Roo (26.2%), Baja California Sur (13.7%), Yucatán (10.9%), Guanajuato (8.6%), Aguascalientes (7.0%), Puebla (6.9%), Querétaro (6.2%), Sonora (6.1%) y Ciudad de México (5.4 por ciento). Estas entidades aportan 26.5% del PIB fabril.

De hecho, los cuatro principales en la producción nacional de estas actividades son Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Campeche. Los dos primeros ostentaron incrementos anuales de 4.8 y 2.3%, respectivamente; los otros, como anteriormente se mencionó, desplegaron descensos.

Raymundo Tenorio expresó que Quintana Roo depende en cierta medida del sector industrial, principalmente de la construcción inmobiliaria, en la que ha habido inversiones importantes en los últimos años.

En el caso de Guanajuato, adicionó, hay procesos continuos de inversión en la industria automotriz y de autopartes.

Lo que ocurre en esas entidades es que los incentivos locales permanecen. Guanajuato es el más icónico, son incentivos que provienen desde hace 12 años; son para la nueva inversión como infraestructura para parques industriales, redes de transporte y electrificación , abundó.

El analista del CIEP expresó que Baja California Sur ha tenido buen crecimiento gracias a la diversificación de industrias existentes en la entidad; situación que no se ve presente en entidades como Campeche y Tabasco.

La actividad industrial se compone de manufactura, construcción, minería y generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final.

Comportamiento

En comparación con el crecimiento anual de las actividades industriales en enero del 2016, sólo seis entidades aceleraron: Estado de México (de 4.3% en el primer mes del año pasado a 4.8% en igual periodo del 2017), Sonora (de 5.2 a 6.1%), Querétaro (de 5.0 a 6.2%), San Luis Potosí (de 0.5 a 2.6%), Morelos (de 0.6 a 2.9%) y Yucatán (de 5.8 a 10.9 por ciento).

Los otros 11 estados que obtuvieron variaciones positivas al inicio del año, mostraron descensos en el lapso previo; es decir, la base de comparación fue baja. De este grupo destaca Nuevo León, Michoacán, Guanajuato, Ciudad de México, Puebla, Baja California Sur y Quintana Roo.

Por su parte, Tamaulipas, Campeche, Chiapas y Zacatecas se posicionaron en una fase recesiva, mientras que Veracruz y Guerrero continúan en terrenos negativos, pero este 2017 la caída fue menos pronunciada.

Colima, Tabasco, Hidalgo, Sinaloa y Jalisco, con disminuciones en su producción fabril en enero del año en curso, presentaron ascensos en el 2016.

Las entidades que dibujaron una tendencia de desaceleración fueron Chihuahua, Coahuila, Tlaxcala y Baja California.

[email protected]