Guadalajara, Jal. Jalisco enfrenta problemas de escasez de mano de obra en los campos de producción de caña en la entidad, debido al crecimiento que han tenido otros cultivos como las berries y el aguacate.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Jalisco es el segundo estado productor de caña en el país, solamente superado por Veracruz, con una superficie de 73,000 hectáreas que producen 6 millones de toneladas de azúcar.

Según el titular de la dependencia, Alberto Esquer Gutiérrez, la entidad tiene un rendimiento de 86 toneladas de caña por hectárea, superior al promedio nacional que es de 67 toneladas.

La entidad cuenta con seis ingenios azucareros ubicados en Tala, Ameca, Acatlán de Juárez (Bellavista), Autlán, Casimiro Castillo y Tamazula, mismos que requieren 5,400 cortadores de caña por periodo de recolección.

Sólo el ingenio José María Martínez de Tala, Jalisco, es considerado el más tecnificado del país; actualmente procesa 13,500 toneladas diarias de caña de azúcar.

Para enfrentar el déficit a través de la mecanización del campo, Esquer Gutiérrez propuso a las organizaciones cañeras financiar 50% del costo de las máquinas cosechadoras, cada una de las cuales tiene un valor de 8 millones de pesos.

Al reunirse con integrantes del Sistema Producto Caña del Estado de Jalisco, acordó con los productores cañeros establecer un plan de trabajo que responda a las prioridades de rentabilidad y desarrollo sustentable del producto.

“El plan de trabajo se enfocará en tres vertientes: la mecanización del campo cañero y la restauración de sus suelos de cultivo, la revisión permanente de la exportación de azúcar durante la zafra, y el aumento de la superficie de riego en la región cañera de Tamazula”, detalló el funcionario estatal.

La propuesta del financiamiento para la compra de la maquinaria para la cosecha supone recurrir al modelo de arrendamiento financiero con opción a que las máquinas puedan ser adquiridas posteriormente por los cañeros o sus organizaciones.

Según Alberto Esquer, la tecnificación incidirá sustancialmente en aumentar la competitividad del sector cañero y sus ingenios, particularmente en un escenario donde, dijo, la fructosa de maíz ha incrementado su presencia en el mercado mexicano de edulcorantes, con el consecuente impacto negativo para la agroindustria azucarera.

Demanda

Debido al crecimiento del sector agroindustrial en la entidad, la demanda de trabajadores en los campos de cultivo en Jalisco ha ido al alza en los últimos años, por lo que las empresas, tanto nacionales como extranjeras, han tenido que importar jornaleros de otros estados, principalmente del sureste de México.

José Guadalupe Fletes, alcalde de Tuxcacuesco, donde se encuentran asentadas empresas como la productora de tomate Bioparques de Occidente, indicó que la población del municipio asciende a 5,000 personas, pero las empresas agrícolas ahí instaladas emplean a aproximadamente 20,000 jornaleros que tienen que traer de Chiapas, Guerrero y Veracruz.

En tanto, para conocer la cantidad de jornaleros agrícolas que hay en el estado, de dónde provienen y en qué condiciones laboran, la pasada administración estatal prometió realizar un padrón, principalmente en los estados con mayor presencia de empresas agroindustriales.

Sin embargo, el actual titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del estado, Marco Valerio Pérez Gollaz, informó que dicho padrón no existe en la dependencia y anunció que iniciarán “de cero” con el trabajo que, ahora, estará enfocado en certificar a las empresas del campo que respeten los derechos laborales de los trabajadores, los ayuden a mejorar sus condiciones de vida con un mejor salario, afiliación al Seguro Social y acceso a la vivienda.

Construyen cámara de refrigeración para conservar fresas en Zacatecas

El gobierno del estado de Zacatecas, a través de la Secretaría del Campo (Secampo), construye una cámara de refrigeración para la conservación de 1 tonelada de fresa orgánica, que produce semanalmente la Sociedad de Producción Rural Los Comanches del Capulín, de este municipio.

Adolfo Bonilla Gómez, titular de Secampo, explicó que se trata de una inversión que realiza el gobierno de Alejandro Tello Cristerna con los productores para cumplir y dar continuidad al proyecto de infraestructura para buenas prácticas agrícolas en el cultivo de fresa.

El proyecto inició con la rehabilitación de la presa El Capulín para incorporar 75 hectáreas al riego, de las cuales 15 ya iniciaron la reconversión del cultivo del camote a fresa con calidad orgánica, logrando un peso de hasta 130 gramos en cada pieza.

De igual manera, la captación de agua en la presa El Capulín recuperó los niveles freáticos en más de 100 norias a cielo abierto de las que se extraía el agua a 40 y hasta 80 metros y con la rehabilitación de la presa.

Además, con la instalación de macrotúneles, 15 hectáreas cambiaron los cultivos tradicionales a fresa, logrando buenos rendimientos, hecho que ubicó a Villa García como principal productor del Bajío, con 1 tonelada semanalmente.

La cámara fría representa una ventaja comparativa y la mejora del precio hasta en 25 por ciento.

Bonilla Gómez manifestó que el gobierno estatal continuará con la certificación y código de barras correspondiente para posicionar la marca de la fresa de Villa García.

Además, con asesoría del Colegio de Posgraduados en Ciencias Agrícolas y del Proyecto de Seguridad Alimentaria, se trabaja un esquema de producción orgánica sin uso de químicos y con labores culturales de conservación y manejo de buenas prácticas agrícolas. (Redacción)

[email protected]