Al nivel nacional, el poder adquisitivo de los hogares disminuyó en los primeros tres meses del 2018, cuyas entidades con las caídas más pronunciadas fueron Chihuahua, Baja California Sur, Morelos, Nuevo León y Tabasco.

El Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) en el periodo referido presentó una variación positiva de 0.5% anual en el país; 18 estados también mostraron incrementos en el indicador, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Lo anterior significa que si el ingreso laboral aumenta más que el valor de la canasta alimentaria, el poder adquisitivo del hogar mejora y el ITLP baja y viceversa.

“La inflación de alimentos ha mermado el poder adquisitivo de los trabajadores, a pesar de los incrementos salariales”, dijo José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, expuso que el gasolinazo y el aumento del gas LP provocaron que el precio de varios productos subiera en mayor medida que el salario, lo que derivó en que el poder adquisitivo de las familias disminuyera.

“En el segundo trimestre es posible que se vea una suavización del deterioro del poder adquisitivo por la baja en las tarifas del consumo eléctrico”, comentó Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey.

Del grupo de 18 territorios, los incrementos de doble dígito se exhibieron en Chihuahua (12.5%), Baja California Sur (11.7%), Morelos (11.4%), Nuevo León (10.8%) y Tabasco (10.3 por ciento).

La depreciación del peso frente al dólar es lo que más impactó al poder adquisitivo de Chihuahua sobre la canasta alimentaria, porque hay un alto componente importado en los bienes de consumo, señaló Tenorio Aguilar.

De la Cruz Gallegos agregó que en esta entidad hay generación de empleo mal remunerada, por lo que los salarios no rebasan a la inflación.

“En Baja California Sur algunas zonas son turísticas y el aumento de los precios está muy relacionado con un tipo de cambio que ha sido desfavorable; los turistas en ocasiones pueden pagar ciertos productos, pero los habitantes de la zona no”, destacó Kristobal Meléndez.

Morelos depende del turismo, sector que ofrece sueldos bajos y que en algunos casos los trabajadores sólo reciben propinas, indicó el director del Idic.

Las entidades con la mayor mejora en el poder adquisitivo del hogar durante el primer trimestre fueron Guanajuato y Querétaro, con descensos anuales del ITLP de 11.1 y 12.8%, respectivamente.