Monterrey, NL. La pandemia ha puesto muchos retos a las operaciones de comercio internacional entre China y Nuevo León, así como en el país debido a que había un rezago en la distribución al consumidor final, ya que se triplicó la demanda de alimentos frescos y procesados, y al estar impedidos para viajar los empresarios no podían hacer revisiones in situ de su producción, comentó a El Economista, Amapola Grijalva Vega, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio y Tecnología México-China.

Por ello, la cámara cuenta con aliados y socios de mexicanos en China y chinos en México, para dar certidumbre a las operaciones de comercio internacional y que no se detenga la cadena de suministro, además de contar con una plataforma para hacer conexiones online to offline commerce (estrategia para llevar a los clientes del entorno online a tiendas físicas de manera digital).

Amapola Grijalva comentó que a finales del mes de enero del 2020 “lo primero que sufrimos fue un aumento muy significativo en el costo de la logística, tanto en envíos aéreos, marítimos y terrestres se incrementó hasta 120%, creo que para empresas tan dinámicas como las de Nuevo León encontraron cuellos de botella”.

Explicó que para mantener su participación en el mercado los empresarios regiomontanos han sido muy creativos y las empresas del ramo se han sofisticado, han hecho sus operaciones con mucha coordinación por la vía virtual, han invertido en atención del cliente con nodos o centros electrónicos, sucursales, e-commerce que tuvo una rápida evolución.

Las empresas mexicanas sustituyeron la falta de oferta en la logística por plataformas más sofisticadas y eficientes, “es una buena noticia, estábamos un poco rezagados, sobre todo en la última milla, que es la distribución al consumidor final, sigue siendo un gran tema en el que tenemos una oportunidad de participar en la automatización y en el perfeccionamiento de los servicios de la última milla”, precisó.

Explicó que con la pandemia de Covid-19 hubo una demanda muy importante de alimentos en China, de tal forma que del comercio total entre México y China, el aumento de importaciones de alimentos se triplicó también para los productores de Nuevo León, tanto para alimentos frescos como procesados, “hay una tremenda oportunidad que no debemos dejar pasar”.

Las importaciones México-China alcanzaron 28,462 millones de dólares de enero a abril del 2021, lo que representó una variación de 23.79% con respecto al mismo periodo del año anterior. Asimismo, las exportaciones México-China ascendieron a 2,982 millones, lo que significó un incremento de 40.96% con respecto al mismo periodo del 2020, de acuerdo con datos del Banco de México.

La tercera cuestión que trajo la pandemia es que los empresarios se vieron impedidos para viajar, para hacer revisiones in situ para ir a ver la fabricación de productos, en ese sentido, la dirigente de la Cámara dijo que tienen gran capacidad para apoyarlos con asesoría y servicios en los contratos internacionales de compraventa a través de los aliados y socios mexicanos en China y chinos en México.

De igual manera, invitó a los exportadores que se mantengan en contacto con la cámara, aunque ahora es complicado ir a China ya que debido a los rebrotes de Covid-19 están cerrados los accesos a las ciudades, por lo que se han pospuesto algunos eventos para el 2022, como una feria de bebidas y alimentos.

estados@eleconomista.mx

kg