Monterrey, NL. El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, aseguró que ante la baja de 6.2% ingresos  financieros del primer semestre, dio la orden de recalendarizar el gasto programado para atender las necesidades extraordinarias de salud y económicas derivadas de la pandemia y que no está de brazos cruzados esperando a que la federación voltee a ver las necesidades del estado.

 “Aunque los ingresos financieros del estado fueron 6.2% menores a lo programado, di la instrucción al secretario de Finanzas, Carlos Garza, que recalendarice el gasto programado para atender las necesidades extraordinarias de salud y económicas que ha generado la Covid-19”.

“Seguiré haciendo lo posible para sacar esto adelante con recursos propios de Nuevo León y sin quedarnos de brazos cruzados esperando a que la Federación nos volteé a ver”, recalcó el mandatario.

Sobre todo porque en el mes de julio se concluyó con un alto número de defunciones en el estado, y existe un gran número de pacientes internados en los hospitales.

Consideró que julio fue un mes complicado para la salud de los neolonenses y agosto será un mes difícil. Las hospitalizaciones siguen al alza y la Secretaría de Salud pronostica que se mantendrán igual o peor en agosto.

“No es tiempo de relajarnos. Es época de seguirnos cuidando implementando  el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos con agua y jabón y el uso de gel antibacterial  y cubrebocas”, dijo Rodríguez Calderón.

La Secretaría de Finanzas informó hace unos días, que a la fecha se han destinado  2,597 millones de pesos para atender la contingencia derivada de la pandemia de coronavirus.