Monterrey, NL. Los estados con menores tasas de trabajadores que carecen de prestaciones laborales son: Coahuila (14.5%), Nuevo León (15.7%), Chihuahua (18.1%) y Baja California (20.4%), de acuerdo con un análisis de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Nuevo León, basado en la Encuesta de Ocupación y Empleo (Enoe) del Inegi.

A nivel nacional en promedio, el 34.3% de los subordinados no reciben prestaciones laborales, sin embargo, hay 10 entidades federativas cuyas tasas superan el 50%, las de mayor tasa son: Oaxaca (60.4%), Puebla (58.3%), Hidalgo (54.5%) y Tlaxcala (54.4%).

En Nuevo León, sólo el 15.7% de los trabajadores bajo las órdenes de un patrón carecen de prestaciones laborales.

En el país, hay 12 millones 979,986 trabajadores que no tienen acceso a prestaciones laborales: aguinaldo, reparto de utilidades, vacaciones con goce de sueldo, seguridad social, entre otras. En Nuevo León el total es de 340,236 personas, menciona el organismo.

La crisis económica derivada de la suspensión de actividades por la pandemia de Covid-19, en el país y en el mundo entero, recrudeció esta lamentable situación, indicó Cecilia Carrillo López, directora general de Coparmex Nuevo León.

Sin embargo, expresó, cuando hay responsabilidad social como la que tienen los empleadores de Nuevo León, los trabajadores y sus familias reciben lo que la normatividad laboral establece y la mayoría están por encima del estándar en México.

“Es evidente que el mercado laboral en nuestro país tiene áreas de oportunidad, por eso nuestro interés de dialogar, analizar y proponer políticas que mejoren esta situación, lo cual se abordará en el Foro Laboral Coparmex 2021: Los desafíos de México en el mundo laboral, que realizaremos los días 19, 20 y 21 de octubre”, destacó.

Carrillo López agregó que en la medida que la política pública incentive y apoye el empleo formal, los trabajadores y sus familias mejorarán su nivel de vida.

“Necesitamos una autoridad laboral que sea aliada del trabajador y comprenda la operación y modelos de negocio de las empresas, para que privilegie el empleo formal”, añadió Carrillo López.

 

Efectos por Ley de Subcontratación

Por otra parte, de acuerdo con un análisis elaborado por la división de Servicios Corporativos Globales de Newmark, denominado Capital 5.0, mientras la economía continúa ajustándose a los rápidos cambios ocasionados por la coyuntura sanitaria, hasta el mes de junio del próximo año serán clave para determinar qué cantidad de empleos se recuperan y qué otros se pierden.

La transición de un modelo de subcontratación de personal no calificado a un modelo de tercerización de personal calificado (outsourcing) se dará con rapidez. Actualmente el 5% de los trabajos de oficina calificados, como contadores, analistas financieros, asesores legales y empleados administrativos, están siendo contratados como proveedores independientes.

Asimismo, la digitalización de las empresas, que antes empleaban personal de tiempo completo, ahora se pagará por talento cuando sea necesario.

Por lo tanto, esta reforma a la ley impactará con “la reducción del personal ocupado formal, con la consecuente disminución de prestaciones para los trabajadores”, entre otras cosas, indica el análisis de Capital 5.0 de Newmark, de enero de 2021.

De acuerdo con los Censos Económicos de 2019, el personal no dependiente de una razón social en el estado en ese año fue de 396,230 personas, con una tasa de crecimiento media anual (2013-2018) de 6.5%, mientras que a nivel nacional el total fue de 4 millones 685, 356 empleos.

rrg