Pese a que ya comenzó el proceso de adaptación para la nueva normalidad, la transparencia fiscal de los municipios del país sigue estancada, e incluso, por los cambios que se están generando en las administraciones subnacionales queda como incógnita el objetivo de si se podrá paliar la opacidad a corto plazo, informó aregional.

Al presentar la edición 2021 del Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de los Municipios (ITDIF-M), la directora de Transparencia y Rendición de Cuentas de la consultoría, Noemí García Carrillo, expuso que los ayuntamientos todavía no pueden recuperarse del Covid-19, ya que este año el promedio nacional fue de 58.02 de 100 puntos posibles, donde 0 implica nula transparencia y 100 representa que es altamente transparente.

Los resultados obtenidos, ahondó, se mantienen cercanos respecto al 2020, cuando se colocó en 57.87 puntos, con una variación apenas de 0.15.

Sin embargo, el 2020 fue un año en que la calificación retrocedió respecto al 2019 (en -2.01 puntos), explicado principalmente por la falta de información generada por las medidas de confinamiento como respuesta a la primera ola de la pandemia.

Del 2013 al 2019, el comportamiento del promedio nacional del ITDIF-M solía mostrar una tendencia al alza, aunque se mantenía en niveles de rezago; en el 2019 se alcanzó la máxima calificación, con 59.88 puntos.

“La pandemia agudizó el problema que traíamos. Históricamente no había caído, seguía en niveles reprobatorios, pero estaba avanzando. En el 2020 se nos cae y en el 2021 prácticamente se estanca, ¿qué pasa?, no logran superar lo que el año pasado repercutió”, dijo.

Otro factor es el cambio de los gobiernos municipales, ya que los funcionarios se encuentran concentrados en cerrar los procesos administrativos.

“El cambio de administración está sucediendo y es muy normal, muy común, no justifica, pero explica. Están en el cierre de datos. Ahorita se van a ver incluso portales que desaparecen, ya lo empezamos a detectar donde el portal se baja dos, tres días”, manifestó.

Noemí García subrayó que dado que continúa la pandemia y de la llegada de nuevas administraciones municipales, se han generado diversas expectativas sobre si se podrá resarcir la opacidad en la información fiscal o si aumentará.

La especialista agregó que una de las proyecciones originales que tenían antes de la pandemia se centraba en que después del 2019 los municipios superarían la calificación reprobatoria. 

Resultados

El TDIF-M es un instrumento estadístico que sirve para conocer las acciones realizadas por cada gobierno y como insumo para evaluar el desempeño en la transparencia y ejecución de los recursos públicos de los ayuntamientos.

También obedece al objetivo de ver que se cumplan las obligaciones estipuladas en la Ley General de Contabilidad Gubernamental, así como la Ley de Disciplina Financiera.

El análisis de la información se realizó durante agosto de este año y se consideran a 60 de los municipios de todo el país. Los seis bloques del índice son: marco regulatorio, marco programático-presupuestal, costos operativos, rendición de cuentas, evaluación de resultados y estadísticas fiscales.

Los resultados del ITDIF-M se clasifican en tres niveles: municipios transparentes en información fiscal (85.0 puntos), con suficiente transparencia fiscal (entre 65.0 y 85.0) y deficientes (menor a 65.0).

En el índice 2021 hay un empate en la primera posición: los municipios capitales de Puebla y Querétaro, con 98.14 puntos. En segundo lugar Veracruz con 96.91 puntos. Siete ayuntamientos se clasificaron como municipios transparentes, cuatro de ellos. capitales

Como en años anteriores, se mantiene la mayor concentración de municipios en el grupo de transparencia fiscal deficiente, con 41 de los 60 municipios evaluados, con menos de 65.0 puntos.

En el fondo de la tabla se posicionaron La Paz y Chilpancingo, quienes obtuvieron menos de 20.0 puntos, mientras en el último lugar está Tlaxcala capital, con una puntuación de 5.27.

estados@eleconomista.mx