Guadalajara, Jal. Aunque históricamente ha sido un sector dominado por el género masculino, la industria tequilera cuenta con cada vez mayor cantidad de mujeres en sus diferentes áreas, ya sea en las labores del campo como jimadoras, en el proceso de producción de la bebida, en la etapa de comercialización y como directivas y propietarias de casas tequileras.

Leticia Hermosillo Ravelero, fundadora y propietaria de Tequila Cava de Oro, es un ejemplo de ello. Debido a que su familia se dedicaba a la producción de agave, la empresaria conoció esta industria desde niña, y aprendió y ejerció cada uno de los oficios de la cadena productiva hasta crear su propia destilería.

“Voy creciendo y voy aprendiendo de cómo es el proceso desde el inicio; la plantación, el crecimiento del agave, la jima, cuando se introduce a la empresa; fui introductora de agave en Cuervo en los años 90 y cuando nuestra cosecha no se podía vender porque las empresas grandes tenían sus propias plantaciones, decidimos transformarlo en tequila y así iniciamos en la industria”, comenta Leticia Hermosillo en charla con El Economista.

Aunque en todo momento recibió el apoyo de su esposo, la empresaria enfrentó momentos complicados para desarrollar el negocio y al mismo tiempo, atender a sus hijos, a quienes llevaba consigo a los campos de agave o los dormía en el auto mientras vigilaba el horno o el proceso de destilación durante la noche.

“Me siento orgullosa porque sí tuve la fuerza, tuve el coraje de salir adelante junto con ellos”, menciona Hermosillo quien cursó la carrera de Derecho a la par de su hijo mayor.

Aunque en lo personal siempre ha contado con el apoyo de las instituciones relacionadas con el gremio como la Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT), Leticia Hermosillo considera que ya es momento que el organismo cuente con una sección especial de las mujeres en la industria que impulse los temas de género.

“Es importante pedirle a la cámara que nos den un espacio y un lugar en donde podamos participar con ellos. Si ellos viajan a una misión de trabajo, también las mujeres; si ellos firman cheques, nosotras también firmamos; también tomamos decisiones. Sí es necesario que la Cámara de la Industria Tequilera nos dé un espacio a las mujeres para participar junto con ellos”, aseveró.

estados@eleconomista.mx