Niños sin necesidad de pedir dinero en las calles se ubican en los cruceros de la ciudad capital en espera de las monedas de los conductores, es un fenómeno que ya investiga el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal.

La directora del DIF local, Martha Yáñez, afirmó que en los últimos seis meses se identificó a 10 jóvenes en esa situación.

Se trata de menores que tienen vivienda y padres que vean por ellos , pero prefieren trabajar en la calle donde ganan en promedio entre 100 y 200 pesos al día.

Hemos notado que gente que tiene hijos con problemas, a lo mejor de drogadicción, que no es muy aceptada en su familia, los padres les dejan que hagan cualquier actividad y nos hemos dado cuenta que muchachos de colonias de buena posición económica están experimentando en la calle , denunció.

Aunque entre 60 y 70% de los menores que trabaja en los cruceros de la ciudad proviene de comunidades indígenas de Amealco de Bonfil, se registra el fenómeno de quienes sólo pretenden experimentar vivir en la calle .

SAN PABLO

Consideró que se trata de un reto para ellos o de un intento por llamar la atención de sus padres, por lo que el DIF municipal buscará a las familias de estos jóvenes, porque a lo mejor ellos ni siquiera saben lo que hacen sus hijos en la calle .

El fenómeno se ha identificado en la colonia San Pablo, principalmente, pero la situación se reproduce en distintos fraccionamientos de la ciudad.