La situación económica, la crisis de valores y el desarrollo profesional son factores para que los jóvenes decidan casarse a los 30 años de edad, aproximadamente, aseguró directora del DIF Municipal de Querétaro, Martha Yáñez.

En rueda de prensa, la funcionaria del municipio de Querétaro señaló que en la actualidad los jóvenes piensan más de dos veces si se casan o dejan ese compromiso social para después.

'La difícil situación por la que atraviesa la economía, la falta de valores tradicionales y el desarrollo profesional son algunos de los factores para que los jóvenes, tanto hombres como mujeres, decidan retrasar su matrimonio', explicó.

Yáñez expuso que quizás por esa razón sólo se han inscrito unas 200 parejas al programa Matrimonios Colectivos 2011, que se llevará a cabo el 8 de julio en el Parque Bicentenario de esta ciudad.

La funcionaria recordó que la meta para este año es de 551 parejas inscritas al 20 de junio, fecha en que vence la convocatoria, por lo que faltan aproximadamente 301 parejas para lograr el objetivo.

Sin embargo, confió en que el Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) logre las 501 parejas, por lo que invitó a quienes quieran legalizar su compromiso, se inscriban al programa Matrimonios Colectivos.

Recordó que la primera etapa del programa se denominó 'Que tu vestido sea la estrella', que inicio el 1 de abril y consistió en colectar vestidos de fiesta y trajes para caballero, los cuales se entregarán a las parejas participantes.

La segunda etapa consistió en el registro formal de las parejas, mismas que debieron presentar requisitos como actas de nacimiento de los contrayentes, identificación oficial, análisis clínico prenupcial, certificado médico de buena salud, cuatro testigos y un pago de 128 pesos.

Resaltó que el DIF Municipal apoyará a las parejas sujetas de asistencia social con el costo de los análisis clínicos y el certificado médico.

Asimismo, en la obtención de documentos, los trámites administrativos para la celebración del acto solemne y el traslado de los contrayentes al lugar de la ceremonia.