Guadalajara, Jal. El reciente brote de gripe aviar en los estados de Guanajuato y Querétaro fue controlado sin repercusiones en la región de Los Altos de Jalisco, principal zona avícola del país, confirmó el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez.

El funcionario indicó que debido a que el número de aves infectadas y sacrificadas en esas entidades fue mínimo comparado con el universo de gallinas de postura, el precio del huevo debe mantenerse estable y no hay justificación para un alza.

“No tuvo mayor impacto; es una alerta que sí tiene su efecto sensible en precio, pero como fue una cuestión de detección oportuna y extinción de las aves en que se tenía detectada la presencia del mismo, no hay presencia de la gripe, no había aún gripe aviar”, señaló.

El titular de la Seder reiteró que las granjas avícolas de Jalisco están a salvo del virus AH7N3 toda vez que en las entidades donde se detectó su presencia ya fue controlada y, según dijo, no existen señales de que pudiera extenderse.

“Con el monitoreo permanente de Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) se detectó el virus a tiempo, se tomaron las medidas correspondientes y no tiene ningún impactó en la producción; la producción de huevo sigue normal”, aseveró Padilla Gutiérrez.

Aclaró, no obstante, que “el riesgo nunca se elimina, el riesgo se controla. Las dos granjas eliminaron los animales donde se tenía detectado este tipo de cuestiones, se mantienen las medidas específicas en cada granja y no hay nada que represente una señal de que se extendió”.

Recuento

La semana pasada, Senasica reportó ante la Organización Mundial de Sanidad Animal el hallazgo del virus de influenza aviar AH7N3 de alta patogenicidad en un predio rural y otro de traspatio, que fueron despoblados de manera inmediata para evitar la diseminación del virus.

El organismo ordenó la inmediata despoblación del predio rural, localizado en San Felipe, Guanajuato, que contaba con una población de 1,900 aves.

De igual manera, se identificó el virus en una gallina de traspatio en la comunidad de Portezuelo, Cadereyta de Montes, Querétaro; el predio tenía una población de 26 aves que también fueron eliminadas.

Consecuencias

La región de Los Altos de Jalisco aporta 55% de la producción nacional de huevo y en junio del 2012, cuando el virus de influenza aviar se presentó en granjas avícolas de esta zona, provocó el sacrificio de 22 millones de gallinas y pérdidas económicas por 8,600 millones de pesos.

Luego de ese brote, los mercados internacionales cerraron durante cinco años sus fronteras a la importación de huevo industrializado producido en México y, recientemente, algunos países europeos acaban de abrir otra vez sus puertas a este alimento nacional.

De acuerdo con el expresidente de la Comisión Internacional del Huevo, César de Anda Molina, México registró pérdidas de al menos 1,000 millones de dólares en exportaciones en el último lustro por esa causa.

[email protected]