Guadalajara, Jal. Pese a las condiciones económicas adversas por la pandemia de Covid-19, la venta del tradicional pan de muerto representa para la industria panificadora de Jalisco la tercera mayor venta del año (después de la rosca de Reyes y las empanadas de cuaresma).

En todo México, la derrama económica por la venta de pan de muerto se calcula en 360 millones de pesos, mientras el valor del mercado en el país asciende a 15,000 millones de dólares.

Sobre la importancia del este giro en la economía de Jalisco, el presidente de la sección especializada de Panificación de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ), Hugo Salcedo, indicó que todo el estado hay aproximadamente 3,000 unidades de negocio en el sector.

Dentro de toda la industria alimenticia, la panificación representa aproximadamente 28% de las empresas y genera alrededor de 17,000 empleos directos. Jalisco aporta 10% de la producción nacional de pan del país, sólo detrás de Ciudad de México y Estados de México.

Caída

Pese a que la industria alimenticia es un sector esencial, debido a la contingencia sanitaria por coronavirus, las ventas de pan se desplomaron alrededor de 50%, principalmente en los primeros meses de la pandemia, antes de la reactivación económica.

El dirigente del sector aclaró, no obstante, que la afectación fue diferente en las panificadoras que se dedican al canal de retail, al food service o al canal de los puntos de venta.

 “En México, 97% de las panificadoras son empresas pymes (pequeñas y medianas) de las cuales, 90% se dedica al reparto en punto de venta. Con esto de la pandemia lo que sucedió es que cayeron las ventas, volvió a abrirse la economía por ahí de agosto, comienza a repuntar el sector de los puntos de venta mientras el food service; es decir, las panificadoras que venden a la restaurantería, hotelería y a comedores industriales, ellos son los más afectados”, señaló Hugo Salcedo. 

 Indicó que tras la reactivación económica, el sector se recuperó y la proyección es que al cierre del 2020 las ventas se encuentren 20% abajo en comparación con el 2019.

 En relación con el alza de insumos, el ajuste se dio a principios del año 5%, aunque la harina, que es un insumo básico, tuvo un incremento de 10 por ciento.

CORRECCIÓN — 03/11/2020 17:21: Una versión de esta nota contenía una imprecisión sobre la aportación del estado de Jalisco en la producción nacional de pan. Esta versión corrije dicho dato. 

estados@eleconomista.mx