Hasta el cierre de la edición, Jaime Bonilla Valdez, candidato de Morena-PT-PVEM-Transformemos a la gubernatura de Baja California, se perfilaba como el vencedor de la contienda, echando del poder al PAN tras tres décadas de hegemonía ininterrumpida, que inició el 1989 con Ernesto Ruffo Appel, el primer gobernador de oposición en México.

Computadas 12.19% del total de actas, el morenista sumaba 48,073 votos (48.68%), seguido del candidato panista José Óscar Vega Marín, con 25,384 sufragios a su favor (25.18%).

El tercer lugar lo ocupaba Jaime Martínez Veloz (PRD), con 8,215 votos (8.15%).

De acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares del Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), la participación ciudadana durante la jornada comicial dominical rondaba anoche el 29.84% de los dos millones 811,075 bajalifornianos en posibilidad de votar.

Morena y sus aliados, con quienes conformó la coalición Juntos Haremos Historia por Baja California, arrasaron en la disputa por el Congreso local; de las 17 diputaciones locales de mayoría relativa, aventajaba en todas. De las cinco alcaldías en juego, también iba a la cabeza en Mexicali, Tijuana, Ensenada, Tecate y Playas de Rosarito.

Según cifras del conteo rápido oficial, con un nivel de confianza de al menos 95%, se estimó que el candidato morenista Bonilla Valdez será el próximo gobernador al sumar una votación mínima de 50.7% y una máxima y 53.2%; en segundo lugar quedará el panista Vega Marín, con entre 20.6% y 22.9%, y en tercero el perredista Martínez Veloz con entre 8.2% y 9.2% de la votación emitida.

El priísta Enrique Acosta se fue al quinto lugar con 4.1% mínimo y 5.1% máximo de los sufragios, después del abanderado de MC, Héctor Osuna (6%-6.9%).