Puebla, Pue. Alrededor de 20 millones de pesos en inversiones siguen frenadas por parte del sector franquicias al no ver condiciones por la pandemia de Covid-19, además las ventas tampoco mejoran y oscilan entre 20 y 30 por ciento.

El presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF), Francisco Lobato Galindo, comentó que el Grupo Alsea, que opera puntos de venta de marcas de restaurantes, cafeterías y de comida rápida, tenía considerado detonar la inversión en el primer semestre, pero esta decisión se ha prolongado y ahora puede estar en riesgo si no mejora el panorama epidemiológico en los meses que restan del 2021.

Indicó que están conscientes de las afectaciones que trae la tercera ola de la pandemia, pero también es necesario que los ciudadanos no caigan en el relajamiento de las medidas, porque si no la economía poblana continuará estancada.

Puntualizó que la empresa interesada en abrir franquicias de Starbucks, Vips, Domino’s Pizza, Burger King, Italianni’s, Cheesecake Factory y Chili’s, entre otros, tampoco puede tener parados los proyectos tanto tiempo, ya que con base en estudios de mercado va programando las aperturas.

“El gobierno estatal debe darle mayor atención a la reactivación económica con una estrategia más factible para que los empresarios puedan aplicar sus inversiones, cumpliendo con las medidas sanitarias, porque de lo contrario tampoco se generan empleos que necesita Puebla”, ahondó.

Lobato Galindo confió en que, pese a la difícil situación por la pandemia, al menos se pueda concretar la mitad de las nuevas franquicias en lo que resta del presente año, siempre y cuando, vuelvan a bajar los contagios de Covid-19.

 

Economía local

Recordó que 40% de 1,500 franquicias ubicadas en Puebla y municipios conurbados quebraron o fueron puestas a la venta como consecuencia de no ver mejoras en los ingresos como proyectaban a principios del presente año.

“Cada vez más se agudiza la economía local, no vemos una fecha para que pase la pandemia y los negocios que van al día, saben que de un momento a otro pueden cerrar en forma definitiva o parar un tiempo, pero deberán liquidar al personal, ya que operar a 30% de aforo un restaurantes o comercio, no contribuye a su recuperación”, ahondó.

Reconoció que a las franquicias llevará más de un año recuperarse en ventas, pero es un pronóstico reservado si continúan operando a medias.

estados@eleconomista.mx

rrg