Al encabezar el inicio de las obras de rehabilitación del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, que correrá desde Salina Cruz, Oaxaca, a Coatzacoalcos, Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que a pesar de la crisis económica este proyecto no quedará inconcluso, además de que estará “bien amarrado”, para evitar su privatización.

Desde Sayula de Alemán, Veracruz, el mandatario también adelantó que el proyecto pretende alentar la instalación de 10 polígonos para desarrollos industriales con facilidades fiscales y así lograr el desarrollo regional.

“Algo parecido a lo que estamos haciendo en la zona fronteriza con Estados Unidos, en los 3,180 kilómetros de zona fronteriza, de la línea, 20 kilómetros hacia nuestro territorio es una zona franca, y se cobra la mitad del ISR y la mitad del IVA y, lo mismo, se obtienen de manera más barata los energéticos, es decir, se paga menos por las gasolinas, por el diésel, por la luz”, detalló.

López Obrador expresó que esta obra tendrá una inversión de más de 3,000 millones de pesos para iniciar, pero que en total se tiene contemplando destinar en este proyecto alrededor de 20,000 millones.

Además, enfatizó que debido a un manejo honrado del presupuesto, el dinero rinde, por lo que, dijo, ya no es el tiempo de la corrupción que propiciaba que las obras se iniciaban, no se terminaban o se cobraban dos, tres veces más de lo que en realidad costaban.

“Vamos a tener el presupuesto suficiente, necesario para terminar esta obra, tenemos que terminar todo el proyecto a más tardar en el 2023 y pensar también en consolidarlo y en dejarlo bien amarrado, para que no con el cambio de gobierno se eche para atrás todo lo alcanzado”, expresó en el inicio de obras.

Agregó que buscará una forma adecuada para generar una empresa pública en donde participe el gobierno federal, pero también dejarles a las autoridades estatales acciones de esta empresa pública, “que cuiden las autoridades locales para que no se privaticen estos bienes”.

Durante el último día de su gira de una semana por el sureste, López Obrador insistió que este proyecto generará en su etapa constructiva 7,000 empleos, lo cual ayudará para combatir la crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19. “Va a ayudar a que haya trabajo aquí en estos tramos que ya se licitaron”.

El proyecto para la rehabilitación de esta vía férrea, mediante la cual se prevé incrementar la velocidad del tren de carga de 20 a 70 kilómetros por hora, más de tres veces la actual, y el tren de pasajeros podrá alcanzar velocidades hasta de 100 kilómetros por hora, es considerada una obra prioritaria del Plan Nacional de Desarrollo.

Se informó que con el propósito de asegurar las mejores condiciones de precio, tiempo y calidad, el proceso de selección de las empresas que están realizando las obras de rehabilitación de la Línea Z se llevó a cabo mediante seis licitaciones públicas nacionales, una por cada tramo de los cinco en que se dividió la línea para agilizar los trabajos y otro adicional para la supervisión, los cuales se hicieron en procesos abiertos y transparentes, en los que participaron 85 empresas interesadas.

Tramos

Las obras de rehabilitación del ferrocarril iniciaron con la Línea Z en una longitud de 200 kilómetros entre Medias Aguas y Veracruz y Salina Cruz.

A finales de marzo arrancó la construcción de los tramos de Salina Cruz a La Mata en Oaxaca, con una duración de 12 meses, teniendo destinada una inversión de 3,195 millones de pesos para el cambio de rieles, corrección de curvas y pendientes, rehabilitación y construcción de nuevos puentes, laderos, estabilización de taludes, construcción de cunetas y drenes, rehabilitación de estaciones y la introducción de fibra óptica.

Este año se trabajará en los estudios y proyectos ejecutivos para la Línea FA que va de Coatzacoalcos, Veracruz, a Palenque, Chiapas, y, posteriormente, los de la Línea K que va de Ixtepec, Oaxaca, a Ciudad Hidalgo, Chiapas.

Proyecto férreo, oportunidad para el sureste: Alejandro Murat

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, abanderó junto al presidente Andrés Manuel López Obrador el inicio de los trabajos para modernizar el ferrocarril interoceánico del Istmo de Tehuantepec, que conectará a los puertos de Salina Cruz, Oaxaca, con Coatzacoalcos, Veracruz.

Durante su intervención, destacó que “con una inversión de más de 3,000 millones, este proyecto simboliza un viejo anhelo que hoy es convertido en realidad y que lleva sobre sus vagones y sus vías la esperanza renovada de un México más justo”.

Hizo énfasis en el papel que tienen los pueblos originarios, pues éstos no son un medio, sino un fin, por lo que es fundamental reconocer este proyecto encabezado por el gobierno federal, que será recordado como la llave que labró la oportunidad a la prosperidad y al bienestar en el sureste de México.

Alejandro Murat llamó a cerrar filas con el porvenir de México enfocándose en las coincidencias, siendo corresponsables y solidarios, sacando lo mejor para dar resultados y entender que en la vida pública hay dos grandes momentos, aquel donde se construye gobierno, que se da con las elecciones, y otro donde se ejerce gobierno y se da resultado.

“Hoy la patria se reconstruye desde el sureste, por eso hacemos la petición solidaria a todos aquellos que forman parte de la Federación que sumemos esfuerzos, no por el sur sino por México para que esta gran región pueda aportar a ese gran desarrollo todo el gran potencial que sabemos”, acotó.

[email protected]