Puebla, Pue. El ingenio de Atencingo, en Puebla, comenzó a sufrir recortes de personal, tal como se esperaba desde junio pasado cuando fue vendido por el gobierno federal a la empresa Zucarmex.

Los primeros despidos afectaron a 28 empleados de confianza del ingenio ubicado en el municipio de Chietla, al sur de la entidad, pero la representación obrera de esa empresa denunció que se pretende dar de bajar a al menos 270 de sus agremiados bajo el argumento de que automatizarán las instalaciones.

El secretario general de la sección 77 del Sindicato Nacional Azucarero, Lino Guerrero Martínez, comentó a El Economista que ello representaría prescindir de 40% de la nómina.

Manifestó que hay preocupación entre sus representados porque en caso de ser despedidos las liquidaciones no serían las correspondientes a la ley, pues algunos tienen más de 20 años prestando sus servicios.

Refirió que desde el cambio de patrón carecen de prestaciones y no se ha comprado material para las labores, como son mascarillas y equipo de seguridad, además que la planta no ha recibido el mantenimiento adecuado como se prometió.

Peligra tercera parte de empleados

La firma azucarera, que tiene participación accionaria de Femsa y Bimbo, compró en junio el ingenio de Atencingo y el de Impulsora de la Cuenca de Papaloapan San Cristóbal, en Veracruz, por 1,974 millones 303,324 pesos a través de una subasta del Servicio de Enajenación y Administración de Bienes (SAE).

Guerrero Martínez comentó que en total son 980 los empleados de Atencingo, de los cuales 250 son de confianza, quienes corren más el riesgo de ser despedidos.

Advirtió que defenderán sus plazas y en caso de que los quieran liquidar, buscarán que sea al 100 por ciento.

Indicó que no hay justificación para tomar esas acciones contra el personal, pues han mantenido un nivel de molienda que en la zafra pasada fue de un millón 700,000 toneladas de caña.

[email protected]