Guadalajara, Jal. El impacto generado por el Covid-19 en la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicio de Exportación (IMMEX) en Jalisco fue menor al previsto durante el 2020.

De acuerdo con los resultados de la encuesta Expectativas Económicas 2021, que realizó la Asociación de Industrias Maquiladoras y Manufactureras (Index) Occidente, sus empresas afiliadas asentadas en Jalisco proyectan inversiones por 250 millones de dólares y un crecimiento anual de 5% en empleo.

El sector que más inversión realizará (79.6% del total) es el electrónico, con un monto de 199 millones de dólares, principalmente para la adquisición de activos, ampliaciones y remodelaciones para aumentar su capacidad de producción.

La segunda mayor inversión la realizará la industria automotriz-autopartes con un monto de 26.2 millones de dólares. En tanto, los proveedores logísticos prevén destinar 21.2 millones, que representan 8.5% del total.

Con relación a la generación de empleo, 95.4% de las empresas tiene proyectado hacer nuevas contrataciones este 2021, lo que supone la creación de 9,800 plazas; es decir, un aumento de 5% en la plantilla laboral en las empresas IMMEX de Jalisco.

La mayor contratación la hará la industria de manufactura electrónica con 7,325 nuevos empleos, misma que prevé un ascenso anual de 10% en sus ventas y exportaciones.

Los directivos de las compañías perciben “significativas diferencias respecto al entorno de negocios en el estado de Jalisco y a nivel nacional”. 

Mientras en Jalisco 4.5% de los encuestados calificó como “desfavorable” el entorno de negocios, a escala nacional 36.4% de los socios de Index Occidente considera que el entorno que genera el país es desfavorable.   

Entre las principales diferencias que observan los directivos destacan el manejo de la pandemia y las políticas para atraer y retener inversiones productivas, además de la estrategia de seguridad.

Los encuestados indicaron que a nivel país el entorno de negocios es desfavorable por las nuevas regulaciones en salario mínimo y outsourcing; la militarización de las aduanas; bloqueos carreteros y ferroviarios que afectan la logística de las empresas; la incertidumbre fiscal sobre devoluciones de impuestos y la pérdida de beneficios por parte de las empresas certificadas IMMEX, entre otros. 

estados@eleconomista.mx