Querétaro, Qro. Tras el impacto que ha tenido la pandemia del Covid-19 en el sector logístico durante el primer semestre del año, para este segundo periodo se proyectan nuevas oportunidades de recuperación en esta actividad productiva.

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como la guerra comercial que persiste entre China y Estados Unidos, generan posibilidades de atraer nuevos proyectos de inversión hacia territorio mexicano, implicando un aumento en las operaciones logísticas, expuso el presidente del Clúster para la Innovación Logística de Querétaro (CILQRO), Luis Hernández Yáñez.

A estas expectativas se incorporan los avances digitales que la pandemia ha potenciado y el surgimiento de nuevos modelos de negocio, que a la vez propician la reactivación de las actividades logísticas.

“La entrada del T-MEC, los avances digitales, los nuevos modelos de negocios con base en los cambios de hábito del consumidor, el nuevo orden económico mundial basado en la relación Estados Unidos-China, todo eso genera una coyuntura que puede propiciar los negocios en México. El nuevo ciclo basado en innovación y oportunidades”, abundó.

Aun cuando persisten los efectos económicos de la pandemia -agregó-, el sector debe reactivarse y seguir operando en apego a los protocolos sanitarios.

“Aunque todavía estamos en estos efectos, está claro que tenemos que seguir adelante, con todas las precauciones necesarias, gradualmente, pero tenemos que seguir. Si bien vivimos una situación con cosas negativas, también encontramos cosas positivas”, abundó.

Logística, clave en la nueva realidad

Entorno al concepto de nueva realidad -ante la pandemia-, la logística resurge como un componente clave en los modelos de negocios, tal como en la década de los años noventa lo fue el concepto de marketing, expuso el especialista en logística, fundador y CEO de Alkimius Group, Mauro González.

“El futuro que tenemos hoy, para nosotros que trabajamos en la cadena de suministro, tanto del cliente, como del operador logístico, como del transportista, hay muchas oportunidades, creo que nos depara un futuro brillante. Como en la década de los noventas la palabra de moda era marketing, creo que alrededor de esta nueva realidad, el sector logístico va a tomar un rol preponderante en los próximo años, junto con la tecnología, porque creo que la adaptación y los cambios que van a venir, van a hacer que hagamos algo importante”, declaró.

También, agregó, se suman cambios en los modelos de negocio, así como la transformación que experimentan los patrones de consumo de los clientes, puntos que se han potenciado con el curso de la emergencia sanitaria.

El comercio electrónico es una de las vertientes que potenciará al sector logístico; hasta antes de la pandemia, se había observado un crecimiento anual a doble dígito en esta modalidad de comercio en el país, aun representando un ritmo moderado ante los rezagos sociales y de conectividad que hay a nivel nacional; sin embargo, -agregó- la pandemia ha potenciado este esquema de compra.

“El Covid-19 está replanteando los modelos de negocio. La tecnología vino a abrir cambios que no pensábamos que la sociedad -hablando particularmente de México- podían explotar de esa manera, ahí viene el tema del comercio electrónico, viene creciendo a doble dígito en México año con año, es uno de los lugares donde más crece. La penetración del comercio electrónico por barreras culturales o conectividades, no está yendo a la velocidad como otros mercado y esto vino a acelerar todo, ya es una práctica normal que gente graden haga su vida de pedidos por comercio electrónico, esto vienen a modificar ciertos patrones”, pronunció.

Tendencia a nearshoring

A estos factores se añade la tendencia a transitar de la globalización al modelo de nearshoring (aproximación), que para algunas empresas implica transferir sus operaciones hacia ubicaciones más cercanas y rentables.

“También la relación de la tecnología, la guerra comercial de Estados Unidos con China. Se habla de ir de la globalización hacia un modelo de nearshoring, de abastecimiento cercano; y esto se va a acelerar cada vez más y no sólo porque las tecnologías están permitiendo un costo de producción más cercano al cliente, sino también por una necesidad y situación geopolítica que se va dando. Y se empieza a relacionar con el T-MEC que va a obligar en el caso de las automotrices a que 75% de los componentes se hagan en Norteamérica esto va a representa una gran oportunidad para México, para atraer empresas que estaban en Asia”, explicó.

En tanto, abundó, en ciertas regiones del mundo prevalece una tendencia a cerrar fronteras, cómo ocurrió con el Brexit; lo cual a su vez estará relacionado con cambios en las regulaciones, derivando en que el sector productivo opte modelos como nearshoring.

[email protected]