Guadalajara, Jal. Debido a factores como la inestabilidad económica del país, la volatilidad del tipo de cambio y el constante incremento en el costo de los energéticos, la industria del vestido en Jalisco -uno de los principales eslabones de la cadena de la moda en la entidad- registrará en el 2016 un crecimiento escaso, mientras que sus exportaciones se desplomaron 17.4% anual en el 2015.

El presidente de la Cámara de la Industria del Vestido (Canaive) en el estado, Arturo Vivanco, dijo a El Economista que la constante variación en los costos de producción impide al sector garantizar un precio a los compradores internacionales.

No podemos garantizar un precio cuando nuestra economía está variando tanto; la variación nos ocasiona más gasto y en esto influye el costo de la gasolina, electricidad, todo. Y la incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) es otro factor porque no sabemos hasta dónde podríamos salir afectados , indicó el presidente de Canaive.

Crecimiento escaso

De acuerdo con el Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG) de Jalisco, en el primer semestre de este año, las exportaciones del sector apenas ascendieron a 20.1 millones de dólares y, según las proyecciones de la Canaive, no se vislumbra recuperación en las ventas al exterior.

No sabemos hasta dónde podríamos salir afectados si comercializamos y hacemos compromisos (de exportación) mientras los candidatos están anunciando una verificación, una rectificación en los tratados , advirtió Vivanco.

Destacó que, de momento, la apuesta del sector es el mercado interno en el que la industria compite con diseño, innovación y moda a la carta .

Con dichos recursos, el dirigente de la industria del vestido en Jalisco proyectó un crecimiento para el sector de 5% al finalizar el año, mientras que, hasta julio pasado, con base en los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el crecimiento de la industria significó la generación de 547 nuevos puestos laborales.

Aunque nos estemos tecnificando, siempre detrás de cada máquina hay una persona; entonces, no sólo nos estamos modernizando en equipo sino que se está capacitando al personal , refirió Vivanco.

Apuestan por wearables

Pese a que el sector vestido es una de las industrias tradicionales con mayor arraigo en la economía estatal, la necesidad de competir con productos tanto nacionales como importados, ha enfocado a las empresas del ramo al desarrollo de prendas innovadoras, que incluyan dispositivos electrónicos (wearables) para que cumplan una doble función.

El presidente de la Camara Nacional de la Industria del Vestido en Jalisco, Arturo Vivanco, indicó que actualmente se desarrollan prendas de vestir con fármacos microencapsulados para medicar a los enfermos, calcetines que miden la temperatura de los bebés y cambian de color dependiendo de las variaciones del termómetro, así como ropa que calcula la presión arterial.

En Puebla, tres de cada cinco prendas se confeccionan en el sector informal: Canaive

Puebla, Pue. La Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) región Puebla-Tlaxcala denunció que pese a las medidas gubernamentales para frenar la importación de mercancía subvaluada, ahora enfrentan la proliferación de talleres informales, los cuales producen tres de cada cinco prendas que se comercializan.

El director de esa agrupación, Álvaro Delgado Sánchez, dijo que la piratería nacional y la informalidad son dos temas que las autoridades no han podido resolver, a pesar de que en mercados y establecimientos están a la vista del público mercancías por las que sus fabricantes no pagaron impuestos y tampoco otorgan prestaciones a sus trabajadores.

Algunos talleres informales, refirió, además de maquilas en casas, están usando los drenajes municipales para tirar los residuos del teñido de ropa, lo que implica un daño ambiental.

Las pérdidas económicas son incalculables, lamentó, pues un fabricante clandestino puede hacer 100 prendas a la semana y distribuye en tianguis y mercados diseños que son copiados de marcas poblanas y vendidos en un precio 40% menor.

Expuso que son alrededor de 500 empresas entre grandes, medianas y pequeñas que operan en Puebla, de las cuales 138 son socias; sin embargo, por cada negocio formal hay 10 talleres ilegales que tienen entre ocho y 15 máquinas confeccionando.

Delgado Sánchez indicó que esa cantidad es preocupante, porque mientras a los dados de alta ante la Secretaría de Hacienda y el seguro social les realizan constantes supervisiones, a la competencia desleal no la inspeccionan.

Industrias de confección apoyan mercado laboral

Recordó que la industria textil-confección en la entidad genera alrededor de 30,000 empleos directos, por lo cual autoridades deberían apoyarnos con cuidar nuestra actividad contra aquellos que evaden sus obligaciones patronales y fiscales en el sector .

Mencionó que esos fabricantes están en zonas industriales del interior del estado, como Huejotzingo, Puebla, Teziutlán y Tehuacán, con quienes han intentado dialogar, sin denunciarlos, para que se regularicen y, en todo caso, se pueda trabajar con ellos.

En promedio una industria, explicó, tiene la capacidad de producir hasta 30,000 prendas por semana y cuando requieren elevar la actividad buscan hasta 20 talleres medianos para repartir el resto del trabajo, por lo cual consideró que pequeños talleres pueden formar parte de la cadena productiva. (Con información de Miguel Hernández)

[email protected]