Querétaro, Qro. Ante la propuesta de reforma constitucional en materia de energía eléctrica, la Iniciativa Privada de Querétaro muestra incertidumbre respecto al impacto que tendría en proyectos particulares de generación de energía y a la suficiencia del suministro eléctrico por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El presidente del Centro Empresarial Querétaro de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Jorge Camacho Ortega, afirmó que hay preocupación en el sector privado, desde pequeñas hasta grandes empresas, pues consideran que habría un alza en el precio de la energía, deficiencias en el suministro y detenimiento en los proyectos de empresas que generan su propia fuente de abastecimiento.

La propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, que plantea que la CFE tenga una participación de 54% en la generación de electricidad, expuso, privilegia la participación de la empresa del Estado en detrimento de la Iniciativa Privada.

“Viene una reforma constitucional que nosotros en Coparmex la rechazamos como está, porque va a tener efectos negativos para todos los mexicanos, para las empresas. Primero va a generar un alza en precios a la luz eléctrica, se estima que sería de 26% (...) En segundo lugar, propone que se cancelen los contratos que se hicieron con las empresas privadas de generación de energía eléctrica, que generan su propia energía, se pretende modificar los de aquellas empresas extranjeras que hicieron grandes inversiones en México para generar energías limpias (..) Se busca que la CFE surta 54% de toda la energía, hay duda de que tenga capacidad instalada”, declaró.

De acuerdo con el dirigente de Coparmex, la cancelación de contratos en este ramo derivaría en demandas al Estado, que por cancelación de contratos erogaría cerca de 1.7 billones de pesos.

“Hay mucha preocupación, diría que en general todas las empresas están muy preocupadas, porque tienen el temor de incrementos en precios, el temor de que no se dé el abasto de energía suficiente y entonces tengan que parar la producción. No vayamos a grandes empresas, las pequeñas empresas, un restaurante que a las 08:00 de la noche se le va la luz y no regresa, ¿qué haces? O tiendas de autoservicio, algunas tendrán capacidad de tener una planta de diésel, con contaminantes, pero la mayoría no tiene la capacidad”, afirmó.

De aprobarse la reforma constitucional en materia de energía eléctrica, propuesta por el gobierno federal, la agencia estatal de energía, dijo, tendría una mayor pertinencia al fungir como un intermediario especializado.

La agencia, refirió, sería elemental si se deprime el arribo de inversión extranjera en el sector, pues podría ser un soporte para el sector eléctrico en la gestión de proyectos ante el gobierno federal.

“En el caso de la agencia yo creo que sí tendría caso y probablemente sería más valiosa su aportación porque al convertirse en un monopolio todo el sistema eléctrico, el tener un interlocutor especializado (...) hoy la energía que hay en el país y en el caso particular de Querétaro sabemos que necesitamos energía y si no hacemos algo muy rápido, veríamos limitada la llegada de empresas nuevas por carecer de energía”, sostuvo.

 

Costos de producción

Jorge Camacho planteó que si aumenta el precio del suministro eléctrico derivaría en una escalada de precios de los productos, como parte del alza en costos de producción.

El empresario pidió a los legisladores federales rechazar la propuesta del Ejecutivo federal y establecer mesas de análisis sobre la materia.

En tanto, la Asociación Mexicana de Energía (AME) se ha manifestado en contra de la propuesta de reforma, por considerar que traería daños a largo plazo para la población, industria y mermaría la competitividad del país; así como limitar la generación de energías limpias.

estados@eleconomista.mx

rrg