Cancún, QR. Hoteleros de la Riviera Maya se quejan de que a escasos meses de iniciar las obras del Tramo 5 del Tren Maya, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) no les ha presentado el plan para evitar afectaciones por las obras sobre la carretera 307, la única vía de comunicación por la que llega y sale el turismo que se recibe en el corredor Cancún-Tulum.

Toni Chávez, dirigente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, dijo en conferencia virtual que le han solicitado al director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, conocer el proyecto ejecutivo de la obra, pero hasta el momento no han obtenido respuesta.

Los hoteleros advierten que las obras del Tren Maya generarán retrasos de hasta cinco horas en los traslados del aeropuerto de Cancún a los hoteles diseminados a lo largo de la carretera 307, lo cual supondrá pérdida de vuelos, cancelación de reservaciones y en términos generales, pérdidas económicas si no se elabora con tiempo un plan alternativo de movilidad en esa arteria.

“Hemos reiterado en varias ocasiones nuestra postura, incluso hemos tenido una reunión con los representantes del presidente para el Tren Maya, a quienes les hemos solicitado el proyecto ejecutivo, y hasta el momento no nos lo han hecho llegar”, expuso el dirigente hotelero.

Consideró muy preocupante que a estas alturas no exista una ruta crítica para este problema, ni siquiera una fecha en concreto de inicio de la obra.

“No estamos en contra del Tren Maya como lo han querido interpretar algunas voces, lo único que necesitamos es una coordinación para una obra de esta magnitud y que la única vía de comunicación en esta zona no se vea afectada”, añadió.

El empresario insistió que lo único que solicitan es un plan de vías alternas, tiempos de ejecución y demás detalles de la obra, “para no para crear un problema, sino para dar nuestra opinión”.  

estados@eleconomista.mx