Puebla, Pue. Inversiones que comprenden más de 500 millones de pesos de nuevos hoteles en la Angelópolis se verán frenadas en este año debido a los incrementos en materiales de construcción a consecuencia de la depreciación del peso frente al dólar y al aumento en el precio de las gasolinas.

El director ejecutivo de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, Gustavo Ponce de León Tobón, explicó que quienes pretendían iniciar algún proyecto decidieron esperar a que haya una estabilidad económica, pues no quieren correr el riesgo de quedarse a medias en sus obras.

No es momento de hacer algún hotel cuando existe una ambiente de incertidumbre económica. Haciendo ajustes en los presupuestos, éstos se elevan hasta 30% y que para un empresario del sector es demasiado , indicó.

Comentó que los complejos del sector local iban a ser de tres y cuatro estrellas en la zona del centro histórico, los cuales se planearon hace dos años e incluso ya se tenían los inmuebles para ser adecuados.

Puntualizó que quienes tienen espacios han optado por hacer las inversiones normales de remodelación o trabajos de mantenimiento para tenerlo en óptimas condiciones, para que el turista no tenga queja alguna.

Oferta de cuartos

De acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo estatal, en los últimos seis años se hicieron 319 hoteles en el estado, con los cuales suman 655, los cuales proveen de 19,258 cuartos; es decir, 22% más con respecto a las unidades que se registraron en el 2011, cuando inició el gobierno de Rafael Moreno Valle.

La oferta actual de la Angelópolis es de 9,777 habitaciones, las cuales están distribuidas en 216 hoteles, siendo 3,490 las que se hicieron en la administración que concluye el 31 de enero.

Ponce de León Tobón manifestó que se tuvo un ritmo positivo, sin embargo, esperan que no sea definitiva la decisión de no hacer los proyectos en este 2017, pero todo dependerá de que la situación económica y los precios de los materiales se estabilicen .

En el caso de la afluencia turística, expuso que ha bajado 40% debido a la cuesta de enero, que se prolongará hasta febrero, aunque es una situación normal , ya que se compone a partir de marzo, sobre todo en Semana Santa.

Descartó que haya despidos en el arranque del año, ya que cada hotel tiene el personal necesario aun cuando aumente la demanda de alquiler.

miguel.hernandez@eleconomista.mx