Con el fin de que la industria de hospedajes pueda reactivarse, la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México solicitó a las autoridades locales que les permitan retomar los eventos corporativos de trabajo a los complejos dedicados al hospedaje. 

Por medio de un documento al que tuvo acceso El Economista, este martes 6 de abril, el organismo empresarial local le pidió al secretario de Turismo de la Ciudad de México, Carlos Mackinlay Grohmann, que los hoteles de la urbe puedan abrir sus puertas a este tipo de eventos, pero con un aforo de 50% a 80 por ciento.

“Agradeciendo nuevamente la aprobación para nuevas actividades dentro de la hotelería de la Ciudad de México nos gustaría retomar el tema de los eventos corporativos de trabajo. En la industria de reuniones hemos buscado opiniones técnicas que nos den la oportunidad de regresar a la actividad para sesiones en salones de convenciones, con las medidas correctas para evitar la propagación del Covid-19”, informaron en la carta.

Propuesta

Los hoteleros capitalinos proponen cinco medidas para que puedan operar; primero, que se hagan pruebas de antígenos para crear una burbuja sin asintomáticos; segundo, que los eventos con alimentos en exteriores operen con sana distancia, similar a los restaurantes; tercero, que se apoye con transporte terrestre y sesiones de tres horas por 30 minutos de receso.

Mientras que la cuarta medida es que se apliquen las recomendaciones del estudio del Tec de Monterrey (esta casa de estudios recién finalizó un análisis sobre cómo se propaga el virus y cómo se puede evitar su contagio, el mismo soporta que los salones se puedan utilizar en diferentes aforos de acuerdo con su filtrado y capacidad), y la quinta medida sería aplicar el uso de un afrómetro, de acuerdo con capacidad de reposición de aire.

Asimismo, los hoteleros informaron que tanto la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México como a la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras, cuentan con convenios con empresas como Laboratorio Médico del Chopo, Farmacias del Ahorro, Azumed y Biomédica para que se pueda avalar el proceso de pruebas de antígeno antes de iniciar cualquier evento, para la detección de posibles casos de Covid-19 asintomáticos.

“Estas empresas tienen la capacidad de preparar el padrón de la gente que asiste, y así el Gobierno de la Ciudad de México tendría el control del resultado de las pruebas de los asistentes. Esto proporciona un control más estricto sobre el grupo de viajeros que vienen a reuniones de trabajo, siendo el mejor control que el que hoy tenemos con los viajeros por motivos personales”, expusieron. 

estados@eleconomista.mx

kg