Cancún, QR. La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) resolvió entregar a la firma Constructora Maíz Mier el proyecto de Construcción de Espacio Público y Estadio de Beisbol en Cancún, por un monto de 176.8 millones de pesos.

El fallo establece que esta empresa fue la que presentó las mejores condiciones legales, técnicas, económicas y administrativas en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás requisitos incluidos en la licitación pública.

El plazo de ejecución del proyecto integral de obra pública a precio alzado será de 170 días naturales, contados a partir del día hábil siguiente al de la formalización del contrato respectivo, se lee en el fallo.

Las empresas participantes fueron Pavimentos y Asfaltos Megar, Rodjuan Construcciones, Tucán Infraestructura, Grupaem México, Construcciones Herbre, Grupo Internacional Tamaulipas, Edificación Integral del Noroeste e Infraestructura y Publicidad.

En los documentos de la licitación se indica que el estado actual del campo de béisbol que se renovará en su totalidad pone en riesgo la vida de los aficionados, porque las columnas y trabes presentan daños, fisuras y un armado deteriorado.

El estadio en cuestión es el Beto Ávila, actual casa de los Tigres de Quintana Roo, que será renovado en su totalidad.

En los datos técnicos dados a conocer por la Sedatu en el proceso de licitación, se expone que el inmueble ocupa una superficie de 26,000 metros cuadrados, de las cuales se encuentran cinco áreas perimetrales al campo, dos áreas de gradas generales al fondo del campo, dos de preferente al centro del campo y un área principal con palcos.

Antecedentes

Se indica que el estadio “fue inaugurado el 23 de noviembre de 1980, con una capacidad de 4,500 espectadores, teniendo a la fecha una vida útil de 41 años. Con el tiempo se remodeló y se amplió su capacidad hasta los 9,500 espectadores”.

El documento añade que el estadio presenta ampliaciones con diferentes materiales como acero y concreto en al área de palcos y ampliación de gradas, “de las cuales no se tiene información como son planos arquitectónicos, estructurales y memorias de cálculo”.

Asimismo, sobre las generalidades del proyecto expone además que personal de la Sedatu realizó una revisión ocular al inmueble los días 21 al 26 de marzo del 2021, para verificar su estado actual.

El informe elaborado arrojó que las remodelaciones presentan ya un deterioro por las inclemencias del tiempo, así como una falta de mantenimiento, elementos de fijación y terminado.

“Se observa corrosión extrema en la base de las luminarias perimetrales y se aprecia la falta de mantenimiento y de refuerzo para las áreas que presentan daños”, se lee en el documento.

estados@eleconomista.mx

kg