En el Estado de México, solamente 10 municipios concentran 70.47% de la actividad económica de la entidad federativa, situación que se interpreta como desigualdad entre los ayuntamientos.

De acuerdo con los resultados del Índice Municipal de Actividad Económica (IMAE) edición 2020 del Instituto de Información e Investigación Geográfica, Estadística y Catastral del Estado de México (IGECEM), que recopila los datos del 2019, 10 municipios aportan 70.47% a la economía estatal, mientras que los 110 ayuntamientos restantes, en conjunto, concentran 20.54 por ciento.

El municipio que más contribuye a la economía estatal es Naucalpan, con 17.33% (285,119.50 millones de pesos); seguido por Tlalnepantla, con 12.03% (197,983.80 millones); Toluca, con 9.94% (163,495.10 millones), y Ecatepec, 9.44% (155,294.10 millones).

Los otros municipios importantes son Cuautitlán Izcalli, con 5.83% (98,863 millones de pesos); Tultitlán, 3.74% (61,610.50 millones); Metepec, 3.25% (53,457.60 millones); Atizapán de Zaragoza, 3.24% (53,264.90 millones); La Paz, 2.88% (47,433.80 millones), y Nezahualcóyotl, 2.81% (46,227.40 millones); todos en conjunto conforman los diez primeros lugares a nivel estatal.

Al respecto, Laura González Hernández, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Estado de México, coincidió en que estos resultados demuestran la desigualdad que hay entre los municipios mexiquenses, por lo mismo, señaló que es necesario que autoridades e Iniciativa Privada trabajen en conjunto para realizar nuevas estrategias de planeación, enfocadas a mediano y largo plazo.

“Es importante y deben conjuntarse esfuerzos de planeación a mediano y largo plazo por parte de los diferentes órdenes de gobierno; pero también de la mano con sociedad y empresarios para reducir la brecha económica”, sostuvo.

Precisó que muchos municipios se pueden impulsar de manera regional, para ello se deben aprovechar las condiciones productivas o actividades económicas que tienen en común; otro criterio a considerar, dijo, es si comparten un perfil de consumo.

La líder empresarial puso como ejemplo a las zonas oriente, sur y norte del Estado de México, las cuales podrían entrar en esta propuesta regional. “En muchos casos son consideradas regiones dormitorio o de bajo perfil económico cuando en realidad tienen un gran potencial por sus características”.

Políticas públicas

A la par, la presidenta estatal del CCE refirió que además de aplicar estrategias regionales, se deben crear políticas públicas transversales en materia de infraestructura, desarrollo industrial, comercio y servicios.

“No se trata de que los municipios que más aportan dejen de hacerlo, al contrario, deben impulsar sus ventajas comparativas para seguir siendo punta de lanza en el desarrollo mexiquense, pero las demarcaciones que menos aportan deben ser apoyadas por estrategias integrales económicas, sociales, laborales y educativas”, ahondó.

estados@eleconomista.mx